No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Inicia el reto

Si mi memoria no me falla, esta es la tercera colaboración en donde hago comentarios sobre Mexicali y el reciente cambio del presidente municipal.
 

Por Salvador Maese Barraza

Si mi memoria no me falla, esta es la tercera colaboración en donde hago comentarios sobre Mexicali y el reciente cambio del presidente municipal.
Esta semana se formalizó el cambio de estafeta, culminando con éxito Gustavo Sánchez Vásquez y entrando con entusiasmo y compromiso Marina del Pilar Ávila. El relevo tiene interesantes características. El primero de un partido llamémosle centro-derecha y hombre; ella, mujer, del relativamente recién creado Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).
Escuché con atención y agrado, que la primera Alcaldesa tiene la intención de reforzar la democracia, en donde la justicia social para los menos favorecidos sea una legítima intención y no sólo parte del mensaje de toma de protesta en el Cabildo y por el arranque del XXIII Ayuntamiento de Mexicali.
Quiero aclarar que retos tendremos en la nueva administración, pero me atrevo a decir que no son nuevos. El primero, pienso quizás el más importante, es mantener bajo control la seguridad y derivada de ella la paz y convivencia social considerando que estamos recibiendo cientos de migrantes que aunque estén temporalmente, requerirán de atención, el darles servicios y de ver la forma de reincorporarse a la comunidad y a la vida productiva en el caso de los mayores de edad.
Como segundo gran desafío pienso que está la gobernabilidad. Me refiero en el sentido de pensar en todos los cachanillas, no importando su preferencia política o de militancia en un partido. Marina del Pilar deberá gobernar para todos e incluso, cuestionar, si fuera el caso, al próximo mandatario estatal aunque los dos sean del mismo partido. Por lo último es que me agradó escuchar que su llamado a la reconciliación de diferencias para formar un solo Mexicali.
Uno tercer reto, aunque para algunos pueda ser de menor dimensión que los dos que acabo de mencionar, es el vinculado con el cuidado ambiental y los servicios públicos básicos como el alumbrado público, la recolección y reciclado de la basura, el suministro garantizado de agua y la pavimentación de muchas vialidades.
Pero más allá de esos dos enormes retos, veo oportunidades. La habrá de elegir a gente capaz, no nombrarlos por amiguismo y en lo menos posible por concesiones políticas, mayor creo se vincula con la cooperación, con las ganas y disposición de autoridades y ciudadanos por definir proyectos, por planear para llegado el momento ejecutar y, después de estas dos acciones, para proceder al seguimiento y revisión de resultados y de las obras cuando sean de infraestructura o servicios públicos.
Para enfrentar los retos, evaluar las oportunidades y definir acciones de mejora para Mexicali, no debe la nueva alcaldesa de recibir asesoría ni debe rodearse de gente poco capaz, tampoco debe nombrarlos por devolver favores y amistades y menos por condescendencias políticas, Dicho esto último, gracias Gustavo por tu compromiso con Mexicali; éxito Marina del Pilar en esta nueva etapa.


*El autor es consejero y tesorero nacional de Index, además de director de Recursos Humanos para Latinoamérica en Newell Brands.

Comentarios