Tendencias

COVID-19

Clima Mexicali

Incendio en Mexicali

Accidente Automovilístico

Cerveza Artesanal

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Influencers

Dentro de las palabritas que de repente inventan algunas personas para darle más “caché” a lo que quieren decir, una que está de moda es la palabra “influencer”.

Por Rafael Liceaga

Dentro de las palabritas que de repente inventan algunas personas para darle más “caché” a lo que quieren decir, una que está de moda es la palabra “influencer”, que es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales y otros medios de comunicación y sociales, puede llegar a convertirse en un referente para un programa, una estrategia o una campaña sobre algo en particular.

Una referencia positiva hacia un producto o servicio por parte de una persona que aparentemente sabe de lo que habla, puede suponer una motivación definitiva para que alguien tome una decisión. El asunto es que no todos los influencers son buenos y no todo el que es conocido tiene tan buena fama como para considerarlo un ejemplo.

No todos los influencers o los que creen serlo, encajan con lo que aparentemente quieren promover. Por eso, debemos saber identificar aquellos que por sus valores, estilo, tono y personalidad se asemejen más a la gente con valores, integridad y virtudes, como para que verdaderamente sean punto de referencia para algo.

Un influencer debe de tener la capacidad de generar opiniones y reacciones en otros usuarios cuando habla sobre una temática en concreto. Y en todo debe de comportarse con rectitud.

Si algo les caracteriza es su capacidad de generar conversación en torno a un tema o marca. No hay que confundir influencers con simples promotores de marcas; o influencers sociales con simple gente famosilla por algo. Lo importante de un influencer es su vínculo auténtico y productivo con sus seguidores o audiencia.

El poder de las redes actualmente lo hace todo, utilizarlas bien hace aumentar el alcance de lo que se quiere promover, sea esto social económico, político, etcétera. De hecho, los influencers se han convertido en líderes mediáticos gracias al Internet a nivel mundial.

Los influencers no tienen que ser personas famosas. Una persona se convierte en influencer porque brinda novedades con integridad, es constante en ello, y activo en sus redes sociales; con esto logra una gran reputación y mantiene la confianza de sus seguidores, dando credibilidad y valor a lo que dice y hace. Es una persona que más que famosa, va adquiriendo reconocimiento por temas o un tema en específico y el trabajo que realiza sobre el mismo.

Un influencer es una voz, es un líder de opinión para que alguna promoción tenga mucho mayor fuerza. Esta es una magnifica opción para darle respaldo y fortaleza. Se trate de una marca, un producto o un evento, siempre se habla de utilizar la credibilidad, expertiz y confianza de una persona para la promoción de los mismos. Siempre tienen que empatar en calidad y prestigio.

Por otro lado, si una marca busca reconocimiento, primero se tiene que trabajar internamente, se tiene que ser lo que se predica, porque así es como se genera la confianza y el posicionamiento.

Resumiendo, un influencer es quien te da la confianza sobre algo, no el populachero que te comenta “que hay algo.

Comentarios