No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Impunidad gubernamental

La impunidad por parte del Estado mexicano frente a las masacres y crímenes de lesa humanidad contra el pueblo.

Por Jaime Navarro

La impunidad por parte del Estado mexicano frente a las masacres y crímenes de lesa humanidad contra el pueblo, muestra una política de criminalización hacia las comunidades más humildes y movimientos sociales que reclaman una reforma social, política y económica. La década de los 60 significó un cambio radical para el mundo. Las clases sociales desposeídas comenzaron a sublevarse contra el sistema capitalista y surgieron movimientos que reclamaban igualdad y reivindicaciones sociales.

Un ejemplo de esto fue el “Mayo Francés” que reunió a diferentes grupos universitarios. Estos grupos insurgentes inspiraron a las universidades en México, donde estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Autónoma Chapingo, el Colegio de México, la Universidad Iberoamericana, profesores, amas de casa, intelectuales y obreros de la capital se unieron para crear el Consejo Nacional de Huelga en contra de la corrupción, el autoritarismo y denunciar las fuertes crisis económicas.

Este año, se cumplieron 52 años de la llamada Matanza de Tlatelolco, efectuada durante una manifestación estudiantil que exigía sus derechos y clamaban por una transformación democrática, mayor igualdad y libertades civiles.  En 1971, La matanza del Jueves de Corpus o el “Halconazo” es llamada así porque un grupo llamado “Los halcones” reprimió brutalmente a estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) que manifestaban su apoyo a la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) durante el mandato de Luis Echeverría. 

El 28 de julio de 1995, la policía de Guerrero asesinó a 17 campesinos e hirió 23 más en Aguas Blancas, sur de México, para impedir su asistencia a un mitin que se realizaría en un poblado cercano. En otro suceso ocurrido el 22 de diciembre de 1997, fueron asesinados 45 indígenas de la etnia Tzotzil, pertenecientes a la comunidad de Acteal. 

Entre el 24 de agosto de 2010 y el 24 de junio de 2011, 270 cadáveres de inmigrantes fueron hallados en una bodega abandonada y en fosas comunes en el municipio de San Fernando, en Tamaulipas. Se cree que fueron más de 500, pero el Gobierno de Tamaulipas se negó a revelar las cifras correctas de la masacre.

En la madrugada del 30 de junio de 2014, en Tlatlaya se dio un enfrentamiento entre militares y una banda delictiva que dejó un saldo de 22 civiles muertos y un militar herido. El 26 de septiembre de 2014, unos 100 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa se trasladaron a Iguala, Estado de Guerrero en autobuses secuestrados (aún no se sabe a qué fueron a Iguala).

En la noche, la policía disparó a los autobuses cargados de estudiantes, de los cuales 43 fueron desaparecidos, tres asesinados y varios resultaron heridos. El 29 de agosto del 2019 se atacó un bar la noche de ese martes que dejó al menos 28 muertos y 11 heridos en la ciudad portuaria de Coatzacoalcos, en el Estado de Veracruz, al sureste de México. En Torreón en el año de 1911 ocurrió una matanza de chinos por revolucionarios maderistas encabezada por Benjamín Argumedo, una matanza de odio hacia aquellos inmigrantes chinos, que con producto de su esfuerzo y dedicación eran prósperos comerciantes.

En ninguna de las masacres descritas nunca se castigó a los culpables. Una total impunidad del Gobierno de México. Evitemos enfrentarnos 130 millones de mexicanos solo para favorecer con un puesto de trabajo a un poco más de 3,000 personas que serán electos en las elecciones del 2021. No es posible que el gobierno fomente campañas de odio entre grupos religiosos, étnicos o empresariales, todos somos mexicanos y cada uno de nosotros vive del esfuerzo de su trabajo y dedicación. No está el horno para bollos.

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios