No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Gobernatura y maternidad

La falta de originalidad en la elección del tema no impedía su vigencia y la oportunidad de prestarle atención: la maternidad no es incompatible con la política ni tampoco con los puestos de elección popular y la directriz de un estado como Baja California.

Por Salvador Maese Barraza

La falta de originalidad en la elección del tema no impedía su vigencia y la oportunidad de prestarle atención: la maternidad no es incompatible con la política ni tampoco con los puestos de elección popular y la directriz de un estado como Baja California. Menciono esto porque la gobernadora electa, mediante redes sociales y mostrando una ecografía, dio a conocer que estaba embarazada, lo que generó sorpresa general, aunque ya es mamá de una niña.

Sobre esa noticia y por las recientes elecciones, pienso que no debe existir una diferencia de funciones entre las mujeres y los hombres, aunque sí con una gobernante electa como Marina del Pilar ---- y con un embarazo en marcha, considero que viviremos meses y gobierno más expresivos, con afecto social, cooperación y dejarse apoyar, amabilidad y empatía, conciencia de las necesidades de los bajacalifornianos.

En esencia habrá de combinar las tareas de madre con las de gobernadora, encargarse de la crianza y el mantenimiento del equilibrio familiar, pero al mismo tiempo de la directriz, equilibrio político y acciones para el bienestar social y económico de un estado tan dinámico y cambiante como el nuestro.

Al igual que la maternidad, en lo gobernanza de los próximos seis años habrá de desarrollarse la realización, la competencia, la serenidad, el equilibrio y la estabilidad. Asimismo, la doble etapa de maternidad y gubernatura abre el espacio para transformar y avanzar en la construcción de nuevos objetivos y realidades.

Hago estos comentarios porque la maternidad y la gubernatura, como experiencias son tareas exigentes, creadoras, que requieren capacidades de todo tipo y en las que se ponen en juego no sólo sensibilidad y afecto sino además inteligencia e ingenio.

El embarazo y la maternidad, lo mismo que encabezar un gobierno estatal, plantearán problemas cotidianos que, aunque superficialmente aparenten ser diferentes, presentarán siempre aspectos nuevos que demandan tomar decisiones y, por tanto, pensar en las soluciones más adecuadas en un contexto determinado.

En lo socioeconómico ese contexto tiene que ver con la disminución de la desigualdad, la procuración de mejores protocolos y servicios de salud, el impulso a los negocios y empresas para fortalecer su reactivación y permanencia, la seguridad, la vivienda y el cuidado del medio ambiente, entre otros temas. En otras palabras, es impulsar la prosperidad económica y la estabilidad social, es unir a un estado dividido por cuestiones políticas, ideológicas, económicas, sociales e incluso culturales por la presencia de migrantes y ser un estado vecino de California.

Como en otros espacios que he tenido en este medio, pienso que la nueva gobernadora evitará no enfrentar la contradicción entre el discurso y la realidad, entre la maternidad y la gobernabilidad, y podrá ser un buen referente de una mujer moderna.

Finalizo con parte de lo señalado hace ocho días: unámonos participando y/o proponiendo, porque el futuro no lo define una sola persona aun siendo madre o en embarazo, ni tampoco un partido político… todos construimos el futuro.

* El autor es Consejero y Consejero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

Comentarios