Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

Búsqueda de Personas

Migrantes Ucranianos

Vacuna contra el Covid-19

Clima Mexicali

Exportaciones y Ómicron

Un año mas calendario está empezando, pero también un año más de incertidumbre y precaria salud nacional y mundial por la aparición de una nueva variante del Covid-19.

Por Salvador Maese Barraza

Un año mas calendario está empezando, pero también un año más de incertidumbre y precaria salud nacional y mundial por la aparición de una nueva variante del Covid-19: Ómicron, la cual se nos dice es más contaminante, aunque menos letal.

Con esa consideración de mayor contagio que la original surgida en el 2020, es que quiero hacer algunos comentarios y también algunas preguntas. Aquí la primera por la estrecha relación de la industria en la que me desempeño y la estrecha relación con la economía estadounidense. ¿Cuáles productos exportados desde México a los Estados Unidos pueden preverse que podrían verse afectados por un aumento importante de Omicron?

Bueno, pues comienzo señalando que hasta ahora no hay afectación por demanda, pero si por rompimiento en las cadenas de valor-abastecimiento de componentes primarios y subcomponentes que incluyen algún componente requerido desde fuera de México. Por otra parte, si se pierde el control de contagios, prácticamente todos los productos exportables podrían verse afectados porque un 60% de México son realizadas por empresas IMMEX y un 80% tienen como destino los Estados Unidos.

Uno pensaría que sólo los automóviles se verán y se han visto afectados por la carencia de insumos, pero no es cien por ciento aplicable eso. Todos los productos que tengan insumos electrónicos (automóviles, convencionales, híbridos y electrónicos) electrodomésticos y electrónicos, equipo médico, celulares, pantallas de televisión, equipos de audio, etcétera.) se verían afectados, como también los productos que se consideran no esenciales (como se pensó en la primera experiencia en el 2020); para ser más claros, tenemos en Mexicali equipos y aparatos para la industria aeroespacial, partes y componentes para la industria automotriz, accesorios y aparatos eléctricos, equipo médico. Pero igualmente como esenciales deben considerarse los componentes de la construcción, los accesorios y aparatos para el hogar y para los comercios, que se producen también en el resto del estado.

Otra pregunta es oportuna hacerla. ¿Qué empresas estadounidenses podrían sufrir interrupciones en sus operaciones o cadenas de suministro? Primero que nada, no únicamente las estadounidenses, todas las empresas con capital, tecnologías, procesos y corporativos extranjeros que abastecen el mercado estadounidense. Señalo esto porque en Mexicali se encuentran instaladas plantas de cuando menos 17 países. Es decir, no sólo las empresas de capital norteamericano serían afectadas; también las de otros países o incluso las empresas totalmente nacionales que producen y exportan desde México.

Algo que me parece importante de mencionar es que en México no pueden hacerse discriminaciones o distinciones geográficas, tendrían que ser generalizadas, de aplicación en todo el territorio nacional. Es decir, ante una nueva ola de contagio no podrían establecerse discriminaciones regionales o estatales; por ejemplo, permitir que operen empresas de electrónica en Chihuahua, pero no en Jalisco, o que operen en Sonora plantas automotrices, pero no en el Estado de México, aunque sean de la misma marca o corporativo.

No se podría volver a discriminar por estados como en el 2020 porque al haber correlación entre empresas (incluso entre submaquiladoras) los clientes y/o contrapartes en Estados Unidos y las filiales podrían recurrir a demandar a las exportadoras mexicanas; aunque también pudieran hacer demandas al gobierno mexicano pues en el T-MEC se prevé castigar la obstrucción a la producción, al comercio y a la inversión. Tal vez un ejemplo pueda ser más ilustrativo: una empresa con plantas en Chihuahua y Guadalajara, de un mismo corporativo como Ford, Samsung, Jabil, Honeywell, Sanmina, Caterpillar, Bombardier y decenas más no deberían verse envueltas en repliegue si pone algún estado (o el gobierno federal) medidas a modo ante el aumento de contagios y descontrol sanitario.

La variante Ómicron puede causar más que contagios en las personas, preparémonos para evitar contagios empresariales por malas decisiones gubernamentales.

* El autor es Consejero y Consejero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

Comentarios