No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

El índice de Felicidad Nacional Bruta o “Índice Butan”

Ahora que el Presidente López Obrador ha vuelto a referirse a la necesidad de encontrar una nueva forma de medir el progreso real de los mexicanos con base en la felicidad, vuelve a estar en la mesa la discusión el famoso índice de la felicidad, del cual el Presidente ya ha hecho mención en varios de sus libros.

Por Ignacio Calderón Tena

“La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte,

que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.”

Benjamin Franklin

Ahora que el Presidente López Obrador ha vuelto a referirse a la necesidad de encontrar una nueva forma de medir el progreso real de los mexicanos con base en la felicidad, vuelve a estar en la mesa la discusión el famoso índice de la felicidad, del cual el Presidente ya ha hecho mención en varios de sus libros.

La felicidad nacional bruta (FNB) o felicidad interna bruta (FIB) es un indicador que busca medir la calidad de vida atendiendo a conceptos más subjetivos y psicológicos que el famoso producto interno bruto. Este concepto fue acuñado por Jigme Singye Wangchuck, rey de Bután, en 1972 que, frente a las críticas sobre la pobreza económica de su país, buscó una forma distinta de medir la economía de Bután, cuya cultura estaba basada principalmente en el budismo.

Bután es un pequeño país atrapado entre dos gigantes, India y China, donde la televisión no llegó sino hasta 1999 y Thimpu es la única capital del mundo sin semáforos, y donde su aeropuerto internacional cuenta con una sola pista, pero que en los últimos años ha logrado un rápido crecimiento, convirtiéndose en 2007 como la segunda economía que más rápido creció en el mundo.

Toda su educación es gratuita y en inglés y según un estudio realizado en 2005, el 45% de los butaneses declaró sentirse "muy feliz", el 52% reportó sentirse "feliz" y sólo el 3% dijo no ser feliz. En 2006, un estudio de Adrian White en la Universidad de Leicester (El Mapamundi de la Felicidad, Reino Unido) reveló que Bután resultó ser el octavo país más feliz de los 178 estudiados (por detrás de Dinamarca, Suiza, Austria, Islandia, Bahamas, Finlandia y Suecia), a pesar de ser el único país con un PIB per cápita muy bajo (5.312 dólares), lo que significa que son pobres pero felices.

Según este concepto, La Felicidad Nacional Bruta se basa en cuatro elementos que son:  la promoción del desarrollo socioeconómico sostenible e igualitario, la preservación y promoción de valores culturales, la conservación del medio ambiente y el establecimiento de un buen gobierno y todo esto fundamentado en la necesidad de un desarrollo no solo material, sino también espiritual. De esta manera se califica el bienestar y la felicidad.

Vale la pena mencionar que esta novedosa medición de las economías, han merecido el interés de políticos como el presidente francés, Nicolás Sarkozy, en 2008 y el premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz, los cuales han considerado viable adoptar esta medición para evitar los análisis económicos fríos y alejados del lado humano que hoy en día conocernos.

Por lo pronto, diremos que, en mayo pasado, Nueva Zelanda presentó ya su primer presupuesto de "bienestar", que prioriza la mejora en la calidad de vida frente a los indicadores económicos clásicos, su Primera Ministra ha dicho que el crecimiento económico es importante, pero ello no garantiza mejorar los estándares de vida de su población. 

Veamos si en México tanta felicidad se traduce en políticas públicas objetivas o solo demagogia que compra votos.

*- El autor es asesor empresarial en cabildeo.

Comentarios