No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

El coworking

El coworking es una modalidad de trabajo que se expandió rápidamente en Estados Unidos y Europa hace no menos de 10 años. 

Por Ariosto Manrique Moreno

El coworking es una modalidad de trabajo que se expandió rápidamente en Estados Unidos y Europa hace no menos de 10 años. Consiste en un espacio laboral compartido e inspirador en donde profesionales de diversos sectores comparten espacios, instalaciones, tecnología y mobiliario generando un ambiente de complementariedad y conexiones de valor.

¿Qué ventajas y desventajas tienen estos espacios de trabajo?

Luego de 15 años trabajando en espacios cerrados y dedicados exclusivamente a mi empresa, tomé la decisión de explorar el modelo de coworking impulsado principalmente por dos motivos: el primero por las pésimas prácticas del arrendador en cuanto a mantenimiento y seguridad, y segundo por el perfil de mis colaboradores. Hice el análisis, vi opciones, hice números y decidimos cambiar de fondo aún asumiendo pagar un poco más.

Luego de seis meses y de muchos años de convivir con colegas, clientes y proveedores bajo el modelo cowork, te quiero compartir 7 reflexiones para que las tomes en cuenta y decidas si te gustaría o no explorar esta nueva forma de trabajar.

1.- El coworking supone ser fuente de motivación pues compartes espacios con gente que diariamente tienen retos y objetivos como tú.
2.- El coworking supone ser fuente de creatividad pues interactuar con otros aumenta la diversidad de disciplinas, experiencias y puntos de vista.
3.- El coworking supone ser fuente de relaciones públicas pues son espacios en donde se promueve la interacción constante a través de eventos, conferencias y convivencia entre los coworkers.
4.- El coworking supone ser fuente de aprendizaje. 90% de los espacios en España y Estados Unidos celebran talleres o cursos de capacitación bajo un programa inteligente y de gran valor para todos.
5.- El coworking supone ser fuente de comodidad pues son espacios diseñados para promover la concentración, el buen ambiente y el trabajo colaborativo.
6.- El coworking supone ser fuente de ahorro pues muchas funciones e instalaciones tradicionales están compartidas por otros inquilinos como la recepción, copiadoras, salas de juntas, entre otras.
7.- El coworking supone ser fuente de tranquilidad pues permite deshacerte de pendientes y distracciones, generalmente de tipo administrativas, para enfocarte en la operación de tu negocio.
Pero no todo es miel sobre hojuelas, el coworking ha sido seriamente cuestionado como modelo y en muchos casos las malas prácticas han hecho de este concepto un rotundo fracaso convirtiéndolo en fachada de lo que quiso ser pero no lo logró debido a dos cosas:
1.- Falta de mantenimiento. Siendo un espacio en donde conviven muchas personas y el uso de las instalaciones es más que lo normal, exige de un plan detallado de limpieza y una supervisión constante del buen funcionamiento de las instalaciones, mobiliario, salas de juntas, internet, exteriores, etc.
2.- Avaricia. La inmensa mayoría de los fracasos coworking inician cuando estas empresas cambian su modelo de negocio colaborativo al de uno meramente inmobiliario alquilando grandes espacios a grandes empresas. Mala señal. Si bien es cierto la rentabilidad está basada en el alquiler de espacios, el modelo coworking implica diversidad de industrias y profesiones pues al final del día la promesa de un coworking ha sido, es y será siempre esta: generar comunidad.

* El autor es Director de Testa Marketing, investigación de mercados.

Comentarios