No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

El Desarrollo humano. La próxima frontera.

A través de los tiempos, los seres humanos hemos buscado condiciones que nos permitan el buen vivir. Esta aspiración, por supuesto conlleva el satisfacer determinadas necesidades que no siempre son alcanzadas e incluso, también son diferenciadas de sociedad a sociedad. Lo cierto es que la humanidad intenta, y no siempre logra, satisfacer esas condiciones sociales, económicas, políticas y culturales, dependiendo de la perspectiva con la cual se aborde este buen vivir.

Por Manuel Ortiz

A través de los tiempos, los seres humanos hemos buscado condiciones que nos permitan el buen vivir. Esta aspiración, por supuesto conlleva el satisfacer determinadas necesidades que no siempre son alcanzadas e incluso, también son diferenciadas de sociedad a sociedad. Lo cierto es que la humanidad intenta, y no siempre logra, satisfacer esas condiciones sociales, económicas, políticas y culturales, dependiendo de la perspectiva con la cual se aborde este buen vivir.

El Programa de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo (PNUD), perteneciente a las Naciones Unidas, surgido en 1965, cuyo interés es buscar soluciones para el desarrollo humano, colaborando para ello con gobiernos y ciudadanos, en diversos proyectos cuyo propósito final es construir un mejor futuro en cuanto a la salud, la educación, la igualdad de género y por supuesto lograr la paz. Pues bien, recientemente el PNUD, presentó su Informe sobre Desarrollo Humano, denominado La próxima frontera. El desarrollo humano y el antropoceno.

En dicho informe se plantea el ampliar el desarrollo humano aliviando las presiones planetarias, y para ello, establece tres áreas de énfasis: A) Replantear el desarrollo humano para el antropoceno, y establece en este indicador que 1. Estamos desestabilizando los sistemas planetarios de los que depende nuestra supervivencia; 2. La presión sobre el planeta refleja la que soportan las sociedades y 3. Estos desequilibrios se refuerzan mutuamente ampliando los desafíos. B)  Mecanismos de cambios para impulsar, pues 1) Necesitamos una gran transformación en nuestra forma de vivir, trabajar y colaborar y 2. Este cambio requiere nuevas normas sociales y mejores incentivos, así como trabajar con la naturaleza (no contra ella), y C) Explorar nuevos parámetros dado que: 1) Una nueva era requiere nuevas medidas de desarrollo humano y 2. El informe propone un Índice de Desarrollo Humano ajustado por las presiones planetarias y una nueva generación de cuadros de indicadores (http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr_2020_overview_spanish.pdf). Esta reflexión sobre el desarrollo humano, es vital en estos momentos en los cuales la humanidad atraviesa una de las etapas de su existencia con mayor riesgo por la pandemia del COVID-19, y justamente este flagelo es consecuencia entre otras acciones, por los desequilibrios provocados por las acciones de los seres humanos en su contacto con la naturaleza. Uno de los más graves es el cambio climático que afecta a todos ser viviente en el planeta y que desafortunadamente las grandes potencias industriales escasamente han tratado de subsanar. Los cambios en la temperatura serán graves pues viviremos en la presente década con cada vez días más cálidos que los anteriores 30 años. 

Por otra parte, la pobreza, agravada por la pandemia del COVID-19, ha sumido a casi 100 millones de personas en condiciones que representan el mayor retroceso registrado en una generación, para lo cual no hay plan de gobierno que a corto o mediano alcance pueda subsanar, lo cual es el germen de inconformidades, revueltas y luchas por llevar un pan a la boca de la familia en miles de hogares en el mundo. Difícil escenario para las futuras generaciones. ¿Usted qué opina?

*- El autor es coordinador del Observatorio Global Mediático-UABC.

Comentarios