No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Doble golpe

Como si no bastara elmenosprecio con el cual el sistema de justicia de Baja California trató nuestra demanda penal en contra de César Rafael Moreno González de Castilla.

Por Roberto Vázquez

Por el derecho a la libertad de expresión.

Como si no bastara elmenosprecio con el cual el sistema de justicia de Baja California trató nuestra demanda penal en contra de César Rafael Moreno González de Castilla, acusado de peculado, coalición de servidores públicos, enriquecimiento ilícito y lo que resulte, a la cual no le dio el seguimiento a que los obliga la ley, ahora Jaime Bonilla Valdez, gobernador del estado, le otorga un premio a su esposa, Claudia González Elizondo, nombrándola subdelegada de la Secretaría de Movilidad Sustentable en Tecate.

Ya antes el propio ex presidente municipal de Tecate había recibido un trato especial, de parte de Peña Nieto que lo protegió dándole trabajo como delegado del Programa Progresa. Así, con esa desfachatez, golpean en pleno rostro a los tecatenses, a la procuración de la justicia y a la legalidad en general.

No se puede ni siquiera aventurar que Bonilla Valdez no estaba enterado de las fechorías de César y Claudia, el asunto se discutió en los medios de manera abierta y completa. Sobre todo, porque la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) denuncia que varias de las calles y otro tipo de obra pública que se comprometió a realizar, y por las cuales se le otorgó un presupuesto -mismo que se gastó- no fueron realizadas.

En nuestra demanda comprobamos con fotografías y la identificación formal del proyecto, que se cobraron, pero no se hicieron. Así de descarados fueron César Moreno y Claudia.

Por supuesto que en este asunto están involucrados varios de sus funcionarios, por ejemplo, el tesorero, el síndico procurador, el director de Obras Públicas, el de desarrollo Urbano y otros.

La desvergüenza y altanería, con la cual se desplazan por la ciudad, es reforzada con el espaldarazo que les otorgan el actual Gobernador y el ex Presidente de la República. La gran alharaca que armaron diciendo que iban a combatir frontalmente la corrupción, barriendo de arriba hacia abajo, resultó una falacia y un juego inteligente de palabras que nos impulsó a votar por ellos.

La realidad es que ni están barriendo ni les interesa enfrentar a los corruptos que se enriquecen administración tras administración. Me pregunto ¿Qué es algo tan política y estratégicamente importante para Bonilla Valdez que lo obligue a nombrar subdelegada a Claudia González? ¿En qué grado le beneficia en su futuro como funcionario público, apuntalar la seguridad de corruptos de la mezquindad de los Moreno González? ¿Qué les adeuda Bonilla, que se atreve a pasar sobre la ciudadanía tecatense, que reclama una investigación judicial por delitos durante la administración de esta pareja?

Al paso que vamos veremos nuevamente como funcionarios a quienes, en las últimas tres administraciones priistas, se enriquecieron ilícitamente, se protegieron mutuamente para evadir las acciones de la justicia y defraudaron la confianza del electorado.

Además de generar una enorme inconformidad de parte de quienes estamos tratando de llevar ante los tribunales a los delincuentes de cuello blanco, también produce un gran desconcierto entre las mujeres bajacalifornianas que infieren, que no son ellas suficientemente aptas para ocupar una posición de este tamaño. Bonilla Valdez no busca mujeres inteligentes, honestas y trabajadoras.

Las prefiere corruptas y con un pasado negro para facilitar las cosas. Los tecatenses no lo felicitamos. Condenamos su decisión. Vale.

* El autor es licenciado en Economía con Maestría en Asuntos Internacionales por la UABC

Comentarios