No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Diciembre y sus posadas

No es ninguna novedad el hecho de que todas las empresas están cuidando cada vez más sus recursos, a estas alturas del partido ya tenemos claridad en algunos asuntos que se probaron pero no resultaron bien ¿a qué me refiero?

Por Marcela Mexía

No es ninguna novedad el hecho de que todas las empresas están cuidando cada vez más sus recursos, a estas alturas del partido ya tenemos claridad en algunos asuntos que se probaron pero no resultaron bien ¿a qué me refiero?

Dejar ir a los colaboradores de más de 40 años, por su antigüedad, muchas empresas pero sobre todos los bancos se aventaron esta jugada ¿resultado? bajó la calidad del servicio, chamacos cerrando cajas a las 10 am, hoy las empresas están como locas desesperadas contratando ¿adivine a quién? ¡así es! -mayores de 40 por favor- ah! y si están casados y tienen hijos ¡mejor! obvio, estamos buscando compromiso y responsabilidad. ¡Check!

También nos dimos cuenta que un colaborador puede hacer las funciones de tres, no no soy negrera, pero me he encontrado con organigramas robustos con duplicidad de funciones y responsabilidades ¿resultado? a afinar el lápiz y a adelgazar la nómina, ¿sabe qué es lo más curioso? cuando hacen este ejercicio en las empresas, también se ‘achican’ los títulos, entre más largo el título más perdedera de tiempo. Lo sé soy old fashion. ¡Check!

Ahora nos importa que nuestros colaboradores estén emocionalmente sanos, no vaya a creer que es por la NOM 035 ¡no! al cabos que ya nos andábamos haciendo cargo...si sacamos cuentas, hace veinte años ni siquiera contrataban mujeres, ahora vamos de gane...batallando todavía -si- pero mas contentas. ¡Check!

Se cerró la llave. Qué tiempos aquellos donde se traficaba con canastas navideñas ¿se acuerda? yo me acuerdo del papá de una amiga que era político ¡que canastas! repletas de cuanta cosa gourmet había. Hoy cada año vemos disminuir los regalos corporativos, así como también los intercambios familiares ¿o no? es que el horno ya no está para bollos ¡hay prioridades! no podemos seguir desperdiciando recursos en tonterías porque nos debemos íntegramente a preservar los empleos, peeeeeero ¿cómo cancelamos la posada?

Año con año las empresas celebran su posada navideña, pero oiga, ¡algunos ni van! y el que suelta los dineros ahí anda sacando cuentas, todo lo que se podría hacer con ese dinero tirado a la basura ¡si! lo siento pero si, es como las quinceañeras, empeñan hasta la vida con tal de tirar la casa por la ventana: NO SON TIEMPOS DE TIRAR EL DINERO, hay época para todo, pero vuelvo al principio ¿cómo cancelamos la posada? si es que esa es su intención.

No pasa nada, sea honesto con su equipo de trabajo y explique que no son tiempos, así como nos sentamos con nuestros hijos a decirles que no se puede comprar el iPhone 11 porque el 7 es suficiente.

Puede ofrecer alternativas, por ejemplo, dígales que va a organizar una misa porque es tiempo de reflexión...a ver cuantos van.

Organice una posada de ‘traje’ “yo traje los tamales”, “yo traje los frijoles” se trata de celebrar y convivir ¿no? puede comprar regalos y rifarlos, piénselo.

No podemos pretender mejorar nuestras empresas si no tomamos decisiones, si ud. hiciera los diagnósticos que me toca hacer a mi y a mi equipo… bueno ya me dan ganas de bautizarlos como “los plomeros de los negocios” porque nos la pasamos detectando fugas ¡a cerrar llaves se ha dicho!

Pd. No soy Grinch, solo trato de que su gasto sea asertivo.

* La autora es estratega de marketing, directora de Adirektiva, miembro de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias.

Comentarios