No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Desprecio académico

Después de la muerte de Alejandro en 323 a de C. el gran imperio que fundó entre Oriente y Occidente se dividió entre sus generales llamados diádocos, y surgieron cinco grandes reinos helenísticos.

Por Jaime Navarro

Después de la muerte de Alejandro en 323 a de C. el gran imperio que fundó entre Oriente y Occidente se dividió entre sus generales llamados diádocos, y surgieron cinco grandes reinos helenísticos. El de Antígono que incluía toda el Asia Menor, Armenia, Siria y Fenicia; el de Seleuco, que incluía el sur de la Mesopotamia y toda Persia; el de Casandro, que incluía Grecia y Macedonia; el de Lisímaco, que incluía a Tracia, y el de Ptolomeo, que incluía Egipto y el Norte de África.

En este período de varios siglos, la cultura griega se mezcló con la cultura oriental y surgió el Helenismo, cuyos centros principales de difusión cultural fueron: Alejandría, Pérgamo y Antioquía, antes de morir Alejandro Magno decidió que la capital de su gran imperio fuera construida en Egipto, específicamente al oeste del delta del Nilo, y llevaría por nombre Alejandría, pero su temprana muerte impidió que la viese surgir.

Uno de sus generales, llamado Ptolomeo, el cual  gobernó Egipto tras su muerte, la mandó a construir, y las obras fueron llevadas a cabo por el gran arquitecto griego Dinocrátes. En el año 320 a.C. se convirtió en la capital de Egipto, conocida por tener una de las siete maravillas del mundo, el Faro de Alejandría, también por su famosa Biblioteca y sobre todo, por su Universidad en la cual enseñaban todos los grandes sabios de la época, Euclides, inventor de las reglas de la geometría, Eratóstenes, quien calculó desde allí el diámetro de la tierra, Arquímedes, inventor del principio o ley que lleva su nombre y otras invenciones que aún hoy se practican, Hypsicles, quien fue el primer sabio que dividió el círculo del Zodiaco en 360 grados y tantos otros sabios que revolucionaron los conocimientos humanos donde se basa toda la ciencia actual.

Recientes excavaciones arqueológicas lideradas por un equipo de arqueólogos polacos y egipcios descubrieron en Egipto los restos de la legendaria Universidad de Alejandría y además han encontrado 13 estancias capaces de albergar a más de 5,000 alumnos, lo cual podría tratarse de los restos de la Universidad más antigua del mundo. La Universidad de Constantinopla fue fundada en el año 340, en la ciudad de Constantinopla (actual Estambul), por Constancio II, fue una de las primeras universidades del mundo con el nombre de Pandidakterion (Πανδιδακτήριον), aunque luego fuera reformada por el emperador Teodosio II en 425.

En ella se enseñaba Gramática, Retórica, Derecho, Filosofía, Matemática, Astronomía y Medicina. La universidad constaba de grandes salones de conferencias, donde enseñaban sus 31 profesores. Aunque en el sentido moderno de Universidad, la Universidad de Bolonia, Italia, fue la primera que recibió dicho título en 1317. La Real Universidad de México, fue fundada en 1551 y fue la primera del continente americano.

Los primeros catedráticos de las universidades ya mencionadas no tenían ningún título que ampara sus conocimientos, sin embargo algunos de ellos era inventores, grandes sabios o excelentes prácticos e impartían cátedra compartiendo sus conocimientos ante los estudiantes que acudían a sus cátedras. En la actualidad y desde la fundación de la primera universidad hasta nuestros tiempos no hay una sola que no tenga como lema alcanzar la calidad y excelencia académica.

Sin embargo el actual gobierno federal tiene pánico de que la calidad educativa se eleve, por eso su desprecio a los académicos, científicos, ingenieros, arquitectos, médicos e investigadores o constructores, el crecimiento y mantenimiento de la infraestructura del país, estará en manos del ejército y del pueblo sabio, (sí, aquel que no fue a la escuela o que es analfabeta). ¿Qué le destino le depara a nuestro país en manos de ineptos?

*- El autor es ex presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles de la República Mexicana.

Comentarios