No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Desde otra patria

Mi primera vez.

Por Beatriz Limón

Por fin llegó el tan ansiado sobre amarillo. Estaba entremezclado con panfletos de publicidad, recibos y cupones. Pero indiscutiblemente resaltaba con su chillante color rubio, y dentro, sobre una hoja verde esmeralda pude apreciar mi nombre casi completo: Rosa Beatriz Limón.

Sí, había llegado al buzón la tan ansiada boleta electoral que me permitirá como ciudadana naturalizada emitir mi voto para elegir a quien deseo que me represente en Estados Unidos.

Tenerla en mis manos fue como un  aire fresco que acarició mi rostro. Será la primera vez que vote en el país de las barras y las estrellas, y más que nunca deseaba con toda mi alma ser parte de esta elección tan polémica y trascendental.

Anhelaba que mi voz se hiciera escuchar. Ansiaba poner mi grano de arena para intentar enderezar las riendas torcidas de una nación secuestrada por el poder, el autoritarismo, el ego, el fanatismo y la crueldad de Donald Trump.

Pero llegar a este punto, créanme, no fue sencillo. En el camino me tuve que desprenderme de mi familia. Dejar mi hogar para emigrar a un lugar desconocido. Dejé atrás la seguridad que te da tu ciudad, mi Mexicali. Me despedí de los amigos verdaderos, para llevarlos en mi alma  y verlos tres veces al año.

Mi corazón quedó cercenado con la pérdida de mi madre a causa de un cáncer terminal, situación que me obligó a cambiar mi forma de trabajar, a dividir mi vida en “ires” y “venires”, transitar por hospitales, dividirme entre México y Estados Unidos.

En verdad, cada trabajo, cada logro, cada escalón, cada nota publicada, me ha costado sangre. Y ni hablar del reto de conquistar un nuevo idioma.

Así fue, pero tuve que construir un nuevo hogar, no tan cálido y amigable como el que un día tuve, pero lo bastante reconfortante para decir “aquí me quedo”.

Y aquí me quedé, en el meritito Arizona, el estado del Gran Cañón. Y ahora soy parte de los 32 millones de latinos habilitados para votar el próximo 3 de noviembre en Estados Unidos. 

Por lo tanto, voy a votar por los valientes que decidieron emigrar.

Voy a votar para que mi pueblo sea tratado con dignidad.

Voy a votar para erradicar el racismo de Estados Unidos.

Voy a votar para sacar a las familias inmigrantes de los Centros de Detención.

¡Sí, es mi primera vez!, y este voto también va por todo lo que dejé en el camino, mi madre, mi gente, mi Mexicali, mi  patria.

*Corresponsal en Arizona y Nuevo México de la Agencia Internacional Efe

Comentarios