No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Coordinar el arranque

Que siempre no. Me refiero a la reapertura de actividades que en principio se había señalado sería por decisión de la autoridad local bajo el manejo de semáforos. Ahora se redefine será federal y bajo la consideración de la Secretaría de Gobernación.

Que siempre no. Me refiero a la reapertura de actividades que en principio se había señalado sería por decisión de la autoridad local bajo el manejo de semáforos. Ahora se redefine será federal y bajo la consideración de la Secretaría de Gobernación.

Esto me genera cierto nerviosismo (y sorpresa) porque ya hay muchas autoridades encabezando las labores para enfrentar la contingencia: primero el subsecretario de salud, luego el titular de relaciones exteriores, ahora la encargada de Gobernación y el grupo de gobernadores vía la CONAGO. Se ha generado, una vez más, la polémica para el regreso a la normalidad. Sin embargo como dije hace ocho días, tenemos que mantener una sigilosa reapertura.

Así como la apertura será coordinada, así debió haberse eso el llamado de emergencia, la coordinación para definir actividades esenciales o no, para definir las medidas de confinamiento y, por supuesto, el haber definido acciones contra cíclicas para apoyar la supervivencia de empleos y empresas. 

La autoridad federal va a llevar el control de la reapertura de actividades y será quien indique a las entidades cuándo y cómo regresar. Así, no habrá semáforos epidemiológicos para cada estado; los gobernadores deberán apegarse a lo establecido para que el proceso se haga de forma gradual y en coordinación con las secretarías de Salud y Economía. espero que ahora si haya una real y sensata coordinación.

Pero siempre hay algo que mejorar. Si ahora el semáforo se coordina desde Bucareli, interviniendo Salud y Economía, que se aproveche aplicar la recomendación de la OMS al gobierno mexicano (al inicio de la semana) para aplicar pruebas de laboratorio y así detectar casos de Covid-19.

Insisto en que es una herramienta más para con confianza reabrir la actividad empresarial, aquí en Mexicali la manufactura de exportación y que las personas volvamos a salir de casa, ir a trabajar, asistir a reuniones y tener más actividades públicas: tenemos que hacerlo para que empiece a recuperarse la economía aunque todos sabemos que en corto plazo no podremos alcanzar el mismo ritmo al que estábamos antes de la doble crisis. Sin pruebas, persistirá el temor a la movilidad e interacción, aunque reconozco que mucha gente olvidará normas y

protocolos sanitarios, romperán la disciplina porque ya están hartos y cansados por un largo encierro.

Había comentado la semana pasada de transformaciones por el Covid-19. Hay más cambios y acciones. En las empresas, los directivos y en ellos los responsables de recursos humanos, tendremos que retomar modelos de gestión para procurar la productividad, independientemente de preservar la salud y seguridad del capital humano. Para esto no desechemos la importancia de definir un plan de transición, gestionado por transversales de ejecutivos, al igual que se definieron para la reducción de movilidad, el posterior cierre de operaciones no esenciales.

Los planes de transición y grupos de retroalimentación no son de vigencia limitada, pues hasta no tener una vacuna, medicamentos eficaces y aplicación de pruebas de contagio, podrían estructurarse al menos durante los siguientes 12 meses porque la contingencia no terminará cuando las empresas retomen sus actividades. En otras palabras, hay que redefinir la secuencia de las operaciones esenciales para poder alinear la fuerza de trabajo, a los obreros, técnicos y administrativos para poder cumplir con las necesidades del mercado, en mi caso el de las exportaciones.

La tecnología es medular en la reapertura y posterior operación de las empresas como las IMMEX. Para la vuelta a operar se requiere incrementar la seguridad de la información y operaciones ante posibles intrusiones o ciberataques, cuando parte de los equipos seguirán trabajando a distancia.

Estamos ante una nueva normalidad, una reinversión tecnológica, pero también entre colaboradores y clientes, entre proveedores y consumidores, ere autoridades y sector privado.

No queda de otra: sigamos apoyando al sector salud y con cautela el retorno de actividades.

* El autor es Consejero y Tesorero Nacional de Index, además de Director de Recursos Humanos para LatinAmérica en Newell Brands.

Comentarios