No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Civilidad en Juzgados Civiles

El civismo se refiere a las pautas mínimas de comportamiento social que nos permiten convivir en colectividad. El civismo nace de la relación del hombre con su localidad, nación y estado.

Por Marco Antonio Hermosillo

El civismo se refiere a las pautas mínimas de comportamiento social que nos permiten convivir en colectividad. El civismo nace de la relación del hombre con su localidad, nación y estado.

Un ejemplo de civismo es cómo se comporta la gente y cómo convive en sociedad. Se basa en el respeto hacia el prójimo, el entorno natural y los objetos públicos; buena educación, urbanidad y cortesía.

El lunes pasado, el Poder Judicial del Estado inició la reapertura de los Juzgados Civiles, después de que permanecieran cerrados desde finales del mes de  marzo del 2020 a causa de las medidas restrictivas por el Covid-19 y abiertos parcialmente el 3 de agosto 2020, donde se anunció que los Juzgados en materia familiar, civil y mercantil operarán de lunes a viernes de las 8:00 a las 19:00 horas, sin embargo las funciones de atención al público quedaron establecidas con base en horarios y días específicos; así es que un Juzgado estaría abierto lunes de 8:00 a 13:30 horas y otro de 14:30 a 19:00 horas; en tanto, la Oficialía de Partes Común para la recepción de Escritos o promociones de término, operará de lunes a viernes de 17:00 a 00:00 horas.

El Consejo de la Judicatura estableció que el esquema semanal y los horarios de trabajo “se desarrollarán de manera alternada en dos turnos”, para efectos “de evitar concentración de personas en las instalaciones y garantizar en mejor medida la aplicación de los protocolos de salud”, medida que por los resultados que se perciben respecto a los bajos índices de contagios del Covid-19, funcionó muy bien la medida tomada.

Con la reapertura de las actividades cotidianas de los Juzgados Civiles, se observó una afluencia considerable de litigantes acompañando a las partes, testigos y demás intervinientes; a pesar que se podía deambular por los pasillos normalmente,  las filas para ingresar a las instalaciones de cada Juzgado ocupaban gran parte de los pasillos y tomando en consideración que son cuatro Juzgados por piso,  la aglomeración se apreciaba afuera, ya que para continuar con los protocolos sanitarios y como medida de prevención se permite dentro de las instalaciones de cada Juzgado cuatro personas.

Lo que es digno de resaltar es que nadie coordinaba las filas para ingresar a cada uno de los Juzgados, eran los propios abogados quienes se formaban de manera tal que no estorbaran en los pasillos y así obstruir lo menos posible,   todos amablemente preguntaban por el turno siguiente, también sobre quién era el último en la fila, por supuesto que se procuraba guardar la sana distancia, se apreciaba en el ambiente respeto, prudencia y paciencia.

La apertura también sirvió para saludar nuevamente a amigos, colegas, funcionarios, a los cuales se tenía mucho tiempo de no verlos; se observaban saludos al aire a los conocidos o a los que se pensaba los conocían ya que también algunos los confundían ya que también como medida sanitaria todos portaban su cubrebocas, algunos se acercaban para brindar un saludo más personal.

Esperemos que dure la buena costumbre de práctica cívica… 

*- El autor es Coordinador del Área Pericial del Instituto INJUS.

Comentarios