No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Cimarrón orgulloso

Habíamos anticipado que la Marcha del Orgullo Cimarrón sería un hecho de gran relevancia.

Habíamos anticipado que la Marcha del Orgullo Cimarrón sería un hecho de gran relevancia. Sin embargo, pese a tener opositores ocultos bajo el velo de la crítica hacia lo tardío de su organización, se superaron las expectativas en cuanto a convocatoria y organización.

Lo sucedido en la marcha del pasado jueves, no tiene precedente en la historia de la UABC, la cual estuvo respaldada por amplios sectores de la sociedad, que mostró gran músculo al salir más de 35 mil personas unidas en una sola voz a reclamarle a Kiko Vega su atentado contra la educación superior pública de la entidad.

Se equivocan quienes ven que el mensaje estaba dirigido a Kiko, no, también los dardos eran encaminados a Jaime Bonilla. Dice el adagio popular que nunca es tarde, si la lucha es justa, y el Rector Daniel Valdez, que enfrentó durante varios meses el clamor de distintos grupos que señalaban se estaba tardando en salir a las calles para reclamar el escandaloso adeudo de casi 1,600 millones de pesos, el jueves pasado presentó al pleno del Congreso del Estado solicitud de juicio político contra el gobernador Kiko Vega y anunció también, que un día antes se interpusieron denuncias formales ante la Fiscalía General de la República y ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, por la posible comisión de delitos tales como corrupción, coalición de servidores públicos, peculado, abuso de autoridad, y los que resulten. No es poca cosa.

Lo que suceda ahora depende de las instancias de justicia y de los legisladores. El 10 de octubre quedó demostrado que la identidad de los cimarrones es una marea viva que trasciende generaciones, que el sentido de pertenencia de los universitarios surge de lo que su gente es y hace día con día, por ello han construido un arraigo regional basado en los valores y en las funciones sociales que desarrollan en Baja California.

La fuerza del orgullo cimarrón se sintió en el Centro Cívico de la capital bajacaliforniana, en el reclamo del patrimonio de la sociedad bajacaliforniana que el Gobierno del Estado ha puesto en riesgo. La plaza se pintó de blanco, verde y ocre.

Y el canto universitario se escuchó en cada oficina de la burocracia estatal, poniéndole la piel chinita a propios y extraños. Incluyendo a muchos egresados que ahora son burócratas. Mientras llega la toma protesta y se asienta el gobierno morenista, el tiempo inexorablemente transcurrirá y con él se acumularán las necesidades de pagos de nómina, mantenimiento de edificios y sobre todo, los múltiples programas prioritarios que integran las funciones sustantivas universitarias de docencia, investigación y extensión de la cultura y los servicios, seguirán exigiendo día a día la erogación de recursos que no poseen las autoridades universitarias.

Pero, la principal amenaza es que no haya recursos para el lanzamiento de la nueva convocatoria de ingreso a la UABC. Estos son los nuevos tiempos, esos para mirar la sociedad con los lentes de la participación colectiva y el grito perenne de quienes exigen justicia. Me gustan los estudiantes porque son la levadura del pan que saldrá del horno con toda su sabrosura, para la boca del pobre que come con amargura, escribió Violeta Parra y hoy, más que nunca está vigente. La verdad sea dicha.

* La autora es directora del portal MF Noticias Mexicali.

Comentarios