No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

COVID-19 y su impacto en la salud y economía

Los sucesos relacionados con la pandemia provocada por el coronavirus (COVID-19) ha desatado una multitud de información contradictoria en las más de las veces, notas falsas y declaraciones políticas.

Por Manuel Ortiz

Los sucesos relacionados con la pandemia provocada por el coronavirus (COVID-19) ha desatado una multitud de información contradictoria en las más de las veces, notas falsas y declaraciones políticas que a quienes no tenemos el conocimiento de carácter científico sobre el virus ha generado incertidumbre, en adultos mayores, angustia y en los empresarios, medianos y pequeños comerciantes, zozobra por el problema económico desatado. Sin ser un experto en los temas económicos o de salud pública, advierto dos posturas que se manifiestan claramente. La de quienes, desde el ámbito de la opinión pública, demandan a las autoridades gubernamentales de México tomar decisiones drásticas e inmediatas, motivadas por el posible escalamiento en el número de personas contagiadas, la saturación de los hospitales, la escasez de materiales de prevención del contagio y los potenciales fallecimientos de la población de más riesgo que son los mayores de 60 años. Y por otra parte, los expertos en economía y empresarios opinan que si se pasa a la fase de cuarentena, restricción de movilidad y toque de queda, eso afectaría gravemente a la economía del país, llevándola a una recesión superior a la del 2008; sobre todo, pues uno de los insumos que fortalece la economía mexicana es la venta de petróleo y actualmente su precio se encuentra, al 26 de marzo, en $14.67 dólares, “pues las medidas de aislamiento global están provocando un colapso sin precedentes en la demanda petrolera” (https://www.eleconomista.com.mx/mercados/Precio-de-la-mezcla-mexicana-de-petroleo-cae-12.89-a-14.67-dolares-por-barril-20200326-0100.html.

Con todo ello, hay varios tipos de comportamiento de la sociedad mexicana. Algunos que presas del pánico hicieron compras de artículos de higiene y comida, en un afán de proveerse ante la eventualidad de escasez de éstos. Otros que han sido más cautos y que se abastecieron sólo de lo necesario y atienden las recomendaciones de prevención como la “Susana distancia”, el lavarse las manos, evitar salir sin motivo alguno, cancelando reuniones y festejos familiares o sociales, utilizando cubrebocas y guantes para ciertas actividades que implican contacto con otras personas y trabajando desde casa. Hay otros que desafortunadamente no pueden dejar de trabajar, pues el sustento familiar depende de lo que ganan diariamente pues laboran en la economía informal y en México ésta condición representa el 56.7% de los trabajadores (Inegi, 2029). Pero lo realmente alarmante es que todavía y a pesar de los numerosas advertencias de prevención, hay mexican@s que hacen caso omiso de las recomendaciones de cuidar su salud, algunos porque piensan que son jóvenes y no serán afectados y otros que creen que no es cierto y que solo les pasa a otros.

Lo cierto es que a la fecha que redacto este texto, 29 de marzo, hay en México 993 casos positivos confirmados y 20 muertes. Y en el mundo hay 30 mil muertes desde que apareció en COVID-19 en diciembre y hay más de 660 mil casos de contagio en 189 países (Más de 30,000 personas han muerto en el mundo por el coronavirus). En México, apenas empieza la curva del contagio, así que a protegerse y a cuidar a los adultos mayores. ¿Usted qué opina?

*- El autor es coordinador del Observatorio Global Mediático-UABC.

Comentarios