Tendencias
Cintilla de tendencias

COVID-19

Dólar

Navidad

Clima Mexicali

Águilas de Mexicali

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Bonilla, el hombre perfecto

En unos cuantos días, Jaime Bonilla Valdez dejará de ser gobernador constitucional de la Baja California.

Por Gustavo Macalpin

En unos cuantos días, Jaime Bonilla Valdez dejará de ser gobernador constitucional de la Baja California. Luego de estar dos años al frente de la entidad federativa, Bonilla concluye una gestión plagada de escándalos, y, sobre todo, enfrentamientos.

Si bien es cierto la administración de Bonilla Valdez no comenzó de forma maravillosa, creo que todo se derrumbó cuando tuvo certeza de que solamente gobernaría dos años. Claramente, él no quería una mini gubernatura. Claramente, él quería esperarse a la elección de 2021 para buscar tener un sexenio completo.

Sin embargo, tras lo sucedido en estos dos años, los bajacalifornianos deberíamos de sentirnos agradecidos de que Jaime Bonilla solamente haya tenido este corto periodo. ¿Se imaginan tenerlo como gobernador cinco o seis largos años?

La principal bandera del actual presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y, por ende, de su partido político, Morena, ha sido el combate a la corrupción. En los primeros días de la administración bonillista, surgió el famoso escándalo de los “moches”, una red de corrupción para obtener contratos gubernamentales. El caso fue archivado y ningún funcionario fue sancionado. Gran forma de combatir la corrupción.

Hablando de buscar erradicar la corrupción, Jaime Bonilla dijo una y otra vez, desde que estaba en campaña, que iba a encarcelar Francisco Arturo Vega de Lamadrid, conocido popularmente como Kiko Vega. Al exgobernador panista no lo tocaron ni con el pétalo de una rosa.

El principal escándalo de este gobierno se llamó Fisamex. No solamente por ser una compañía de dudosa procedencia. No solamente porque recibieron millones y millones de pesos. No solamente por las sospechas de extorsión a empresarios. Sino porque el mismísimo representante de Fisamex fue captado en video atascándose de cocaína. ¿Qué opinó el gobernador al respecto? Dijo que estaba enfermito, pobrecito. En cualquier gobierno decente esto habría significado la renuncia del ejecutivo estatal…en cualquier gobierno decente.

Baja California se convirtió en la entidad federativa más insegura de todo el país. Lo que está pasando en Tijuana y en el Valle de Mexicali es terrible. Los homicidios no dejan de aumentar. Y, lo que es peor, jamás se vio siquiera una intentona del gobierno bonillista por mitigar esta situación.

De hecho, Jaime Bonilla optó por pelear con todo el mundo, excepto los criminales. Si tuviera que definir a esta administración con una palabra, yo diría: conflictiva. Arturo González Cruz, Zulema Adams, Gerardo Novelo, Jorge Hank Rhon, David Saul Guakil, Octavio Sandoval, Javier Jiménez Espriú, Rocío Nahle, Julio Scherer, Arturo Zaldívar, Marina del Pilar, Juan Manuel Molina, Mario Delgado y un largo etcétera. Bonilla no tuvo tiempo de solucionar los problemas de Baja California, estaba muy ocupado con sus pleitos.

Lo cierto es que nadie quería, pero alguien debía, cubrir esa administración de solamente dos años. Es decir, se necesitaba un mini gobernador para una mini gubernatura. Quizá, y tan sólo quizá, Bonilla fue el hombre perfecto.

*- El autor es abogado y conductor de televisión.

Comentarios