No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

 Bonilla Valdez con Covid-19

¿Cuántas veces ha estado en un hospital internado? Yo he estado en varias ocasiones, inclusive en el Hospital General de Mexicali. Al entrar le piden que se quite toda la ropa y se ponga una bata, generalmente abierta por detrás, luego lo llevan a una cama, le ponen suero, en casi la mayoría de las veces, a espera de su intervención o tratamiento.

Por Cosme Collignon

¿Cuántas veces ha estado en un hospital internado? Yo he estado en varias ocasiones, inclusive en el Hospital General de Mexicali. Al entrar le piden que se quite toda la ropa y se ponga una bata, generalmente abierta por detrás, luego lo llevan a una cama, le ponen suero, en casi la mayoría de las veces, a espera de su intervención o tratamiento.

Esto me hizo recordar una película con Jack Nicholson, quien junto con Diane Keaton protagonizan la cinta “Alguien tiene que ceder”, en ella, Jack Nicholson es ingresado a un hospital porque le da un infarto, se levanta de su cama y anda por los  pasillos con únicamente su bata, en una de las tomas se puede apreciar la apertura de su bata por la espalda en la que muestra sus glúteos, nalgas, pompis o como guste llamarlas.

Usted se preguntará ¿esto a qué viene? Bueno, pues esta semana fue ingresado el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez al Hospital General de Tijuana, debido a que se había contagiado de Covid-19. Ya salió y está resguardándose en su casa. Durante una de sus mañaneras, está acompañado de un médico que indica el padecimiento del mandatario estatal.

Curiosamente trae una bata, si como las que nos ponen a todos los que ingresamos a un nosocomio, pero sobresale el cuello de una camisa, azul con rayas blancas. No estaba como cualquier ser humano que llega al Hospital General.

Tampoco creo, que, si realmente ingresó al Hospital, le hayan dado el mismo trato que a otro ciudadano, es el Gobernador. Un detalle positivo es que no se al Del Prado o al Ángeles, mucho menos al Mercy de San Diego. Nomás imagínese al director del Hospital diciéndole al secretario, Alonso Pérez Rico, “señor Secretario tenemos un equipo especial para atender al Gobernador” y Pérez Rico tal vez, (me lo estoy imaginando) se contesta: “está tu chamba y la mía de por medio”.

Mientras, en las calles de Tijuana, Mexicali o Ensenada, la gente sigue circulando sin la mayor preocupación, incrementando así el número de contagios y engrosando la lista de víctimas del Covid-19. Manifestaciones absurdas de personas que exigen no se cierren los templos o centros religiosos en el estado. Los casinos abiertos, no hay autoridad que pretenda, si, pretenda cerrarlos. Los centros comerciales llenos de gente, si con cubrebocas, algunos en la papada o con la nariz de fuera, pero allí están. En los bancos filas largas sin guardar la sana distancia.

No hay de otra, tenemos que cuidarnos porque la vacuna no llegará hasta el año próximo y no sabemos cuántas y mucho menos si ajustarán para el personal médico y de enfermería, mucho menos a la población en general. Por ello, repito, hay que cuidarnos y si podemos mejor quedémonos en casa.

En otro tema, esta semana hubo un trascendido en el que se aseguraba que Arturo González Cruz había obtenido más aceptación por los encuestados por Morena para la candidatura a gobernador, después el propio partido salió a desmentir esto. También que Baja California sería un estado en el que debería haber candidatas no candidatos y señalaron a Marina del Pilar Ávila como la posible candidata. Una encuesta que no sabemos quién la está haciendo, ni la metodología, etc., una encuesta patito, al final van a decir que fulanito o sultanita es ungido como “candidato de unidad” por ya saben quién (AMLO).

* El autor es periodista independiente.

Comentarios