No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Autonomías o simulación

Es extremadamente incomprensible para millones de mexicanos que día a día estamos atentos a las mañaneras del presidente Andrés Manual López Obrador.

Es extremadamente incomprensible para millones de mexicanos que día a día estamos atentos a las mañaneras del presidente Andrés Manual López Obrador.

Ahora resulta que le ha molestado en lo más profundo de su ideología el que el INE, (Instituto Nacional Electoral) impidiera se nombraran a candidatos de Morena a las gubernaturas en Michoacán y Guerrero, por incumplir reglas básicas, y por ello el castigo. El Presidente mostró su enojo y asumiendo parcialidad, que no lo debió hacer como presidente de todos los mexicanos. Se ha lanzado contra este organismo electoral de manera desproporcionada manifestándose como juez y parte de algo que de hecho le está prohibido desde el momento en que juró al asumir la presidencia; gobernar para todos los mexicanos.

No será la primera vez que esto acontece. Todos los problemas que han surgido en su gobierno de muy distinta índole solo se ajustan a dos criterios: los que favorezcan a Obrador o por el contrario le molestan. El Presidente lo llama por lo general activismo político de sus adversarios, de los conservadores, de sus enemigos. Así de simple.

En el caso del INE, afirmó en una mañanera y lo repitió 50 mil veces, que este organismo electoral debe desparecer, o ser sometido a nuevas reglas o protocolos constitucionales que terminen con su abuso contra Morena y su afiliación a los conservadores, a los enemigo de Obrador y que incluso, fíjese bien lector, deje de responder (el INE) a los intereses de quienes lo crearon: los conservadores, los corruptos, los enemigos de su gobierno. ¿Te das cuenta?

La primera pregunta que surge, y se la debemos hacer al presidente Andrés Manuel López Obrador. ¿El INE era parte del conservadurismo corrupto o simplemente era una institución apegada a derecho cuando Obrador ganó rotundamente la presidencia vía el voto de los ciudadanos el 2018? Sabido es en consecuencia que Andrés Manuel López Obrador es presidente de México porque el INE, tan odiado por Obrador, cumplió con su deber: contar bien los votos y reconocer el triunfo de Obrador. Toda especulación sale sobrando; ¿o es que en el 2018 el INE aún no se corrompía?

En otra intervención en las mañaneras Obrador afirmó que el INE fue creado por sus adversarios, por los conservadores, por los enemigos de su gobierno. Y lo dijo así campante, sin inmutarse, sin hacer algún gesto.

Andrés Manuel López Obrador sabe, más que ningún otro político mexicano, que el INE es una lucha permanente por la democracia del país, diseñada, trabajada de forma laboriosa y exigente por todos los políticos mexicanos, que en los tiempos de la creación del INE eran los líderes más destacados e influyentes de los partidos políticos nacionales y que incluso, Obrador ya siendo un activista joven, inquieto, exigente, pudo haber participado sin duda  en todo lo correspondiente a la creación del instituto electoral. En síntesis, el INE es producto de la exigencia e inteligencia de los políticos mexicanos de la época, incluyendo priistas y al mismo Obrador. Para qué entonces tantas manifestaciones mediáticas en las mañaneras del Presidente, fundamentalmente con toda la intención de crear odios, de dividir, de declarar a los cuatro vientos para que las multitudes que lo siguen digan: “Es verdad, que muera el INE, que desaparezca”.

Solo que finalmente si el Presidente en verdad logra desaparecer a este organismo electoral y lo cambie por una organización electoral patito, a su gusto; a su medida, qué es lo que nos podría esperar. Es decir, volver a los tiempos del PRI y sin duda común Manuel Bartlett a la cabeza. Cuando Bartlett era Secretario de Gobernación decidía los conflictos electorales, obviamente en favor del PRI. Hoy Bartlett camina del brazo y por la calle con Obrador. Viva México y la 4T.

*- El autor es artista plástico.

Comentarios