No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PALABRA POR PALABRA

App

Hace nueve años, la Sociedad Americana del Dialecto -en su sesión anual realizada en Pittsburgh, Estados Unidos- seleccionó “application” como palabra del año, vocablo abreviado que es mundialmente utilizado como app.
 

Por Miguel Ángel Lino

Hace nueve años, la Sociedad Americana del Dialecto -en su sesión anual realizada en Pittsburgh, Estados Unidos- seleccionó “application” como palabra del año, vocablo abreviado que es mundialmente utilizado como app.
Hoy, estamos invadidos de apps o programas informáticos que pueden instalarse en teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores portátiles para los usos más diversos: administrativos, de cálculo, compresión de archivos, correos electrónicos, diseño gráfico, deportes, finanzas, geolocalización, multimedia, navegadores, tratamientos médicos y comprar lo indecible haga falta o no.
Pero, sobre todo, existe una enorme cantidad de apps para divertir, entretener, jugar, perder el tiempo y enviciarse. “Aplicaciones que lo desaplican”. La gente piensa menos, ejecuta más.
No estoy en contra de que se nos facilite la vida, soy un cibernauta consumado; pero veo con preocupación que muchas apps lejos de ayudar a conectar neuronas en el cerebro, “sintetizan funciones”. Y más, se pierde la privacidad y uno se convierte en un “proceso algorítmico” sujeto de consumismo irrefrenable.
Una app lo lleva a otra y a otra… y malo, si usted da a conocer su ubicación y permite al uso de la cámara, el micrófono y la lista de contactos integrados en su celular, literalmente le abre la puerta a Juan de las Pitas a su intimidad.
Ahora, tal vez crea que son poco conocidas las apps más peligrosas. Pues lamento decirle que no. Facebook, WhatsApp, Instagram, Pokémon Go, Tinder y WeChat, que son las más utilizadas, se han convertido en vehículos indiscriminados para saber qué hace, qué dice, a dónde va, de dónde viene y hasta con quién lo hace (claro, me refiero al verbo ir).
“Todo con medida, porque las apps son adictivas”.
LA PALABRA DE HOY: APLICACIÓN
En español, la palabra aplicación es polisémica (porque tiene varias acepciones). Por ejemplo: Cuando se aplica un medicamento en la piel; o al estudiar más y mejor; o al poner un adorno; o al realizar una operación matemática, uno utiliza la palabra aplicación; en cambio, si nos referimos a la instalación de un programa que funcione a través de Internet, simplemente se dice app.
En el terreno del software, las apps nos facilitan el transporte aéreo y terrestre; la lectura diaria de noticias, la comunicación en redes sociales, acceder a promociones de todo tipo. Pero, lo dicho, el problema no esta en cada uno de estos facilitadores; sino en el uso y abuso de estos. Consulte su tarjeta de crédito.
EN INTERNET: “TOP TEN” DE LAS APPS MÁS UTILIZADAS EN MÉXICO
Con una cifra cercana a los 106.7 millones de teléfonos inteligentes en México y con conexión a Internet en casi la totalidad de dichos dispositivos, las apps más utilizadas a través del sistema Android, son: WhatsApp, Messenger, Facebook, Helix Jump y Messenger Lite. Por el sistema IOS: YouTube, Instagram, Gmail, Spotify Music y Netflix.
Y, me digan lo que me digan, respecto a qué contenidos le echan ojo los mexicanos, la inmensa mayoría, estado conectados, usan las apps para desconectarse. ¿Usted tiene instalada en su móvil una app ecológica? ¿No? ¡Pues apps, digo ups!  


*El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad.
 

Comentarios