No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

Al diablo las instituciones!

Este grito de López Obrador en campaña, no les importó para nada a sus seguidores, quizá porque no entendieron la trascendencia del mismo.

Por Anita B. de Ochoa

Este grito de López Obrador en campaña, no les importó para nada a sus seguidores, quizá porque no entendieron la trascendencia del mismo, o no creyeron que fuera capaz de, una vez en el poder, mandar a las instituciones al diablo como ya lo ha venido haciendo y en qué forma.

Se apoderó de Derechos Humanos, un organismo autónomo creado en 1990, para promover y proteger los derechos humanos, especialmente los abusos por parte de funcionarios públicos ¿Cómo? Imponiendo de forma burda y tramposa a Rosario Piedra Ibarra como presidenta. Con esto le quitó credibilidad y autonomía, factores básicos de su existencia.

Atacó al INAI, Instituto Nacional de Transparencia, organismo Constitucional autónomo creado para cumplir dos derechos fundamentales: El derecho a la información pública y la protección de datos personales.

Pues resulta que a AMLO no le gusta y quiere desaparecerlo y que lo absorba la Secretaría de la Función Pública, es decir su propio gobierno, juez y parte a la hora de decidir qué información conviene dar y cual no a los ciudadanos. El INAI es el principal órgano de transparencia del país.

Este viernes el presidente informó que está preparando una Reforma Administrativa para que los organismos autónomos sean absorbidos por dependencias federales, claro con el “cuento de siempre” de ahorrar dinero y poderlo invertir supuestamente en las vacunas. Entre los organismos que mencionó uno de ellos fue el INAI.

No mencionó al INE, pero por los ataques que éste ha sufrido recientemente, está visto que quiere desaparecerlo. Para ello necesita un pretexto y ya lo tiene: Los Consejeros del INE, rechazaron las candidaturas de Félix Salgado Macedonio para el gobierno de Guerrero y de Raúl Morón para el de Michoacán, por no cumplir los requisitos de Ley para ser inscritos en la competencia. Salgado se ha mantenido sólo por el respaldo de López a pesar de las denuncias penales en su contra por violaciones.

Este incidente lo están aprovechando los dirigentes de Morena y de sus partidos aliados, amenazando con destituir al presidente del INE Lorenzo Córdoba. Han organizado violentas protestas con gente pagada, afuera de la sede del INE, acusando a su titular y sus consejeros de ser parásitos y de prostituirse. Olga Sánchez Cordero, se ha sumado a esta protesta Esto es inconcebible.

El INE es el núcleo institucional de la incipiente democracia mexicana; gracias a él se dio fin al monopolio político del PRI, garantizando que fueran los votos los que determinaran la distribución del poder, e igualmente AMLO llegó a la Presidencia, al contar con una Institución encargada de respetar el voto.

No es infalible, existen errores, pero no por ello hay que destruir al árbitro sino corregirlos. Nunca como ahora había estado en riesgo esta Institución, hoy de vital importancia para evitar las pretensiones de AMLO de hacer de México un régimen totalitario.

Es increíble que el principal enemigo de la Democracia es quien debiera defenderla, el propio gobierno cuyo deber y responsabilidad es garantizarla. No podemos permitir que caiga el INE, porque cae también la Democracia y entonces sí, perdemos todos. ¡Mujer mexicana forja tu Patria!

* La autora es consejera familiar.

Comentarios