No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

AMLO escupió al cielo

“Aún se necesitan a las Fuerzas Armadas para enfrentar la delincuencia”: Alfonso Durazo Montaño. Con esta declaración del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana se confirma el fracaso rotundo de la Guardia Nacional para brindar a la población seguridad.

Por Cosme Collignon

“Aún se necesitan a las Fuerzas Armadas para enfrentar la delincuencia”: Alfonso Durazo Montaño. Con esta declaración del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana se confirma el fracaso rotundo de la Guardia Nacional para brindar a la población seguridad.

Hay que recordar que una de las banderas de campaña, durante años, del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, fue el regresar a militares y marinos a sus cuarteles, los decía una y otra vez, criticaba severamente las intervenciones del ejército o la marina en detenciones de narcotraficantes.

Ahora, se demuestra que AMLO escupió al cielo, porque le cayó en la cara el escupitajo, aunque se lea un poco asqueroso, pero así pasó con un hombre que repite a diario que al pueblo no hay que mentirle, robarle o traicionarle y con el regreso del ejército a las calles se ha traicionado, primero, a sí mismo y después al pueblo.

El pasado lunes en el Diario Oficial de la Federación se publicó el acuerdo por el cual el Ejército y la Marina Armada de México tendrán que coordinarse con el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana: “Se instruye al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana para coordinarse con los secretarios de la Defensa Nacional y de Marina para definir la forma en que las actividades de la Fuerza Armada permanente complementarán la función de la Guardia Nacional”.

Se podrían contabilizar las decenas de discursos de López Obrador criticando a sus antecesores por utilizar al Ejército y la Marina en actividades policiacas, pero sobre todo al “Comandante Borolas”, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.

Reconozco que durante el gobierno de Felipe Calderón las actividades realizadas por los miembros del ejército en Tijuana fueron importantes. En la Segunda Zona Militar estaba como comandante el General, Alfonso Duarte Mujica y en la Segunda Región Militar el General, Sergio Aponte Polito. Tenían una misión que no realizaban los miembros de la Policía Federal Preventiva que dirigía el hoy reo en Nueva York, Genaro García Luna, enfrentarse a los Cárteles de Sinaloa y  Arellano Félix. Tenían una leyenda: “Llámenos, nosotros sí vamos”.

Dice el acuerdo que el Ejército mexicano y de la Armada de México realizarán labores de seguridad pública en auxilio de la Guardia Nacional (GN) durante los próximos cinco años. Pero me pregunto ¿qué no se integró la Guardia Nacional, en su mayoría, por elementos de las policías militares y navales? ¿No está dirigida la GN por un militar?

 Esto demuestra que nunca se ha dejado de tener al Ejército y la Marina Armada en las calles, pero que el Secretario Durazo Montaño ha demostrado su ineptitud o como diría el Principio de Peter, llegó a su nivel de incompetencia. Pero ¿cómo podrá coordinarse Durazo con dos secretarios bien preparados en la milicia y marina como son el General, Luis Cresencio Sandoval y el Almirante, Rafael Ojeda Durán?

Otra pregunta me surge, ¿hasta dónde dejarán actuar al Ejército y Marina Armada para evitar que sigan siendo humillados por la turba de pobladores azuzada por el Crimen Organizado y exigirles la devolución de las armas decomisadas como ha ocurrido? Porque el acuerdo dice que participarán de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada subordinada y complementaria con la Guardia Nacional en las funciones de seguridad pública. AMLO no regresó al Ejército ni a la Marina Armada a sus cuarteles, no han dejado de estar en las calles.

* El autor es periodista independiente.

Comentarios