No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

¿A 100 años de distancia, esta pandemia también reactivará la economía?

Hemos leído respecto a la pandemia de la gripe española que afectó a la humanidad entre 1918 y 1919 y que según algunos datos históricos, alrededor de 500 millones de personas (un tercio de la población mundial de aquel tiempo), se infectaron, muriendo por este peligroso virus al menos 50 millones de personas, de las cuales 17 millones perecieron en la India.

Por Ignacio Calderón Tena

“Las epidemias han tenido más influencia que los gobiernos en el devenir de nuestra historia.”

George Bernard Shaw

Hemos leído respecto a la pandemia de la gripe española que afectó a la humanidad entre 1918 y 1919 y que según algunos datos históricos, alrededor de 500 millones de personas (un tercio de la población mundial de aquel tiempo), se infectaron, muriendo por este peligroso virus al menos 50 millones de personas, de las cuales 17 millones perecieron en la India. En Estados Unidos murieron 675 mil y principalmente fueron hombres y entre 20 y 40 años, lo cual obligó a muchas mujeres a salir a trabajar, generando que en 1920, las mujeres tuvieran el 21% de todos los empleados en Estados Unidos.

En aquel tiempo, los Estados Unidos venían de concluir en 1918, la Gran Guerra y con ello se convertían en la principal potencia del mundo, sin embargo el gran éxito económico se dio en virtud de que después de tener países devastados por la guerra, se requería de todo tipo de ayuda, principalmente para reactivar la infraestructura de cientos o quizás miles de pueblos en el mundo y por ello, las inversiones, tanto públicas como privadas, fueron excelente foco de inversión que redituó en generación de empleos, florecimiento de industrias y al final, reactivación económica.

La gripe española generó un efecto similar, después de haberse diezmado la población y requerirse nueva mano de obra para hacer frente a las múltiples creaciones del ser humano. Recordemos que en la década de los años veinte, se desarrolla propiamente la producción en serie de automóviles, la radio, el auge cinematográfico, el desarrollo de muchos electrodomésticos, etc. El resultado fue un desarrollo económico impresionante que evidentemente, mal manejado condujo al crack de 1929 en la Bolsa de Valores de Nueva York; sin embargo, el tema a resaltar fue el auge económico que se produjo después de la pandemia y que duró casi una década principalmente en los Estados Unidos.

En el caso de la nueva pandemia, es posible que se dé el mismo efecto que hace 100 años, motivado principalmente por aquellas economías que como la norteamericana, le han apostado al incremento del gasto público, evitando la caída del consumo interno y sobre todo, que aquellos que han perdido su empleo o que hayan visto reducidos sus ingresos, no caigan en la insolvencia.

México no ha sido parte de estos países que apoyaron económicamente a sus desempleados, sin embargo y gracias a la dependencia tan alta que tiene nuestra economía con la norteamericana, esto nos dará beneficios que no pensábamos y para muestra podemos hablar de los mas de 40 mil millones de dólares que hemos recibido como remesas de nuestros connacionales, cifra nunca antes generada y que de alguna manera reactiva un poco nuestras dañadas finanzas.

Es evidente que después de una situación económica tan fuerte por la que transitamos tanto en 1920 y ahora en el 2020, vendrá un renacimiento en todos los giros y especialmente en el económico, por lo que no se ve nada difícil que se repita ese resurgimiento que siempre viene después de una gran crisis, recordando que “cuando más oscura está la noche más cerca está el amanecer”.

*- El autor es asesor empresarial en cabildeo.

Comentarios