No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

¿Para quién trabajan?

Ante las amenazas en el Congreso local por parte de las diputadas de Morena Monserrat Caballero, Miriam Cano, y Julia González, de impulsar iniciativas para legalizar el “ Matrimonio igualitario”,  representantes de organizaciones de la sociedad civil, lograron esta semana ser recibidos por el  gobernador del Estado.

Por Anita B. de Ochoa

Ante las amenazas en el Congreso local por parte de las diputadas de Morena Monserrat Caballero, Miriam Cano, y Julia González, de impulsar iniciativas para legalizar el “ Matrimonio igualitario”,  representantes de organizaciones de la sociedad civil, lograron esta semana ser recibidos por el  gobernador del Estado, Jaime Bonilla, quien les planteó realizar una consulta para ver la opinión de la población, y  se comprometió a pedir a los diputados detener la iniciativa mientras no se realizara.  Posteriormente los mismos grupos se reunieron con los diputados Manuel Molina y Monserrat Caballero y ahí fue otro escenario. Se percibió la intención de sacar adelante la iniciativa, sin importar incluso, el compromiso del Gobernador. A ellos se les expusieron las consecuencias de aprobar esta ley, mismas que les comparto:
Una de ellas es la educación. Desde el momento en que por ley se equipara el matrimonio natural con las uniones homosexuales,   a los niños desde pequeños, por medio de los libros de texto, se les enseña que es lo mismo y algo natural tener papá y mamá, que dos papás o dos mamás. Pero no queda ahí. Al lobby gay, se le abren las puertas de las escuelas, para que vayan, la mayoría de las veces, (Transexuales), a adoctrinar a los niños desde  kinder, por medio de cuentos, canciones, juegos, etc., Esto  crea en los niños una terrible confusión, al  no estar en edad de discernir, pudiendo tomar decisiones equivocadas respecto a su sexualidad. Esto lo hacen a espaldas y sin el consentimiento de sus padres, pero además  quienes se oponen, son sujetos a ser detenidos y encarcelados,   amenazándolos con perder la patria potestad de sus hijos. Esta realidad  sucede en diferentes países  Canadá, USA, Alemania, España, etc.
Pero no se quedan ahí, siguen avanzando, después obligan a las escuelas a que los niños participen en los famosos “Desfiles del orgullo gay”, donde muchos de ellos lo hacen semi desnudos, con poses eróticas, etc., todo delante de los niños, promoviendo el homosexualismo como algo divertido y ser  feliz, lo cual resulta todo lo contrario. Si cree que exagero, investigue en Internet la forma como llevan a cabo estos desfiles y vea a los niños participando.
Otra de las consecuencias, es el derecho implícito en estas uniones de adoptar niños. Hay quienes opinan que no importa, que lo que éstos necesitan es quien los ame. De acuerdo, lo que todo niño requiere   para su desarrollo emocional sano, es tener amor, pero el amor de un padre y de una madre, así fuimos creados, así nos diseñó Dios. Pero además, los derechos son prioritarios al   más vulnerable, en éste caso, el niño;  quien tiene el derecho de tener papá y mamá y no una pareja del mismo sexo tener un hijo, que su misma condición biológica le niega.
Esta ley es un ataque directo a la familia natural, institución base y cimiento de toda sociedad sana. Y una sociedad sin cimiento, se destruye, se corrompe y todos pagamos la factura.  Preguntémonos ahora:
¿Para quién trabajan los diputados de Morena? Tal parece que no, para la mayoría de los ciudadanos.
¡Mujer mexicana forja tu Patria!



* La autora es consejera familiar.
 

Comentarios