No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas

La salud y AMLO

Madres y padres de niños con cáncer se manifestaron en el aeropuerto de la Ciudad de México para exigir los medicamentos para sus hijos, una causa justa que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador criticó severamente pero tomó medidas para conseguir los medicamentos.

Por Cosme Collignon

Madres y padres de niños con cáncer se manifestaron en el aeropuerto de la Ciudad de México para exigir los medicamentos para sus hijos, una causa justa que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador criticó severamente pero tomó medidas para conseguir los medicamentos.
Sí, hubo enfrentamientos con la policía del aeropuerto, una mujer policía sufrió el jalón de cabellos, pero no se vio cuando empujaba a madres con niños en brazos con peligro de caer, la policía cumplía una orden, la madre protegía a su hijo.
Desde mediados del año pasado escaseaban los medicamentos en los hospitales públicos por una medida del gobierno federal para castigar a los laboratorios que se habían aprovechado por años de los gobiernos corruptos, pero no pensaron en las personas con cáncer, sólo en los hechos de corrupción.
Andrés Manuel López Obrador es una persona que se dice estar cerca del pueblo, pero hemos visto que en cuestión de salud es puro discurso y poca acción. La Secretaría de Hacienda dejó de comprar medicamentos, porque, para ellos estaban estafando al gobierno vendiendo más caros los medicamentos de lo que realmente costaban.
El propio Presidente en su conferencia mañanera señaló a los laboratorios Pisa, está bien, cancélales los contratos, pero antes abastecete de medicamento mientras encuentras otros laboratorios que te surtan las mismas fórmulas y a menor precio, pero dejar a niños con cáncer sin los medicamentos para sus tratamientos de quimioterapia es un crimen señor López Obrador, un  crimen.
Lo mismo ha ocurrido con la eliminación del Seguro Popular y el lanzamiento de su Instituto de Salud para el Bienestar, que insisto, todo Instituto de Salud es para el bienestar, no hay un Instituto de Salud para el Malestar, pero a fuerzas quiere meter la palabra “Bienestar” en todo, aun cuando ese bienestar no ha llegado a los niños internos del Hospital Federico Gómez que siguen esperando ser tratados contra el cáncer.
El desabasto es generalizado en todo el país, dicen que poco a poco se está resolviendo el problema, pero al entrar en vigor el Insabi también entraron el cobro de cuotas, que tuvo, el mismo Presidente, decir que no se iba a cobrar, pero, insisto, él dice una cosa y sus colaboradores hacen otra cosa.
Todos los mexicanos que no tienen IMSS, Issste o Issstecali pueden tener acceso a servicios de salud en el Insabi, pero no se dan abasto por la falta de personal, instrumental médico, laboratorios, quirófanos, medicamentos, etc., y todavía dice que será hasta diciembre cuando ya se regularice el Insabi, faltan 11 meses señor Presidente.
Pero no solamente es el Insabi el que está teniendo problemas, el IMSS sigue con sus sistema de salud anacrónico e ineficiente, no por los médicos y enfermeras que ahí trabajan, sino porque no tienen suficientes laboratorios ni equipo de radiología. Le mandan hacer unos análisis y el laboratorio lo agenda de dos a tres meses después y una radiografía hasta cuatro meses. Pero el director del IMSS, Zoé Robledo presumió que ahora los delegados son elegidos por exámenes de oposición y no por imposición política, bien, pero ¿cuándo se mejorará el servicio? Por lo pronto señor Presidente, ponga atención en la salud de los mexicanos y mexicanas.


* El autor es periodista independiente.
 

Comentarios