No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Zona Sísmica

Zona Sísmica

Por

Conflicto El que parece no tener fin es el conflicto en el Sindicato de Burócratas de Mexicali, en el que además de converger intereses políticos y personales, también incluye los económicos en el tema de las cuotas sindicales. Y es que son entre 300 mil y 400 mil pesos cada catorcena lo que entra a la dirigencia sindical por concepto de estas cuotas obligatorias para los trabajadores sindicalizados, según mencionó uno de los participantes del conflicto, Genaro Díaz, quien todavía ostenta el título de encargado de despacho de la sección Mexicali del Sindicato de Burócratas. El dirigente insistió en que es imposible que la dirigencia del Sindicato quede acéfala o que los gobiernos retengan las cuotas, pues también aseguró que esto afectaría los servicios y prestaciones de los trabajadores sindicalizados. Esto se puso bueno porque ahora Díaz hace responsable a su contrincante en el conflicto, Lázaro Mosqueda, quien tiene "tomadas" las oficinas del Sindicato, de todas las negociaciones que no se lleven a cabo con los gobiernos a partir de ahora, aludiendo al “chantaje” que quiso llevar a cabo por medio del paro laboral en el que participó parte del Sindicato la semana pasada, con apoyo del dirigente estatal, para que se dejaran de pagar las comisiones correspondientes. Algo interesante es también que Díaz reiteró que mientras la autoridad no favorezca a ninguno de los contrincantes en la toma de nota, no entregará la dirigencia del Sindicato de Burócratas. La primera de tres audiencias relativas al conflicto del sindicato de marras se llevará a cabo finalmente hoy, en donde deberá presentarse Mosqueda acompañado de sus representantes legales. Sobre el paro laboral de la semana pasada, Díaz insistió que sólo se presentaron 200 burócratas de Mexicali y 500 en total, a quienes pidió se aplique la Ley del Servicio Civil. De lo que no cabe duda, es que el dinero que fluye por parte de los trabajadores hacia el Sindicato es todo un atractivo para los dirigentes o quienes pretenden serlo. Opacidad A las 12:00 horas de hoy dará inicio la sesión del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública (Itaip), donde el cuarto punto a tratar será el Acuerdo de Incumplimiento de la resolución de ese organismo por parte del Congreso del Estado, que preside la diputada Rocío López Gorosave. Se trata del expediente REV/445/2017, donde se ordena al Congreso del Estado "desclasificar" y entregar información en copias certificadas sobre proyectos de desaladoras en Baja California. Tras dar largas al asunto y presentar recursos, finalmente la Unidad de Transparencia del Congreso dijo que sí, pero se tenían que pagar más de un millón de pesos por los documentos. Posteriormente se acordó bajar el precio, pero aun así se han negado a entregar el recibo para que se pueda hacer el pago y de esa manera impedir la entrega de la información. Aunque ya ha pasado un año del incumplimiento, el Itaip, presidido por Octavio Sandoval López, se ha "acobardado" para aplicar la ley y sancionar a los funcionarios que se niegan a cumplir la sentencia de ese órgano colegiado. Es posible que los consejeros del Itaip puedan tomar una resolución fuerte para dejar de ser el hazmerreír de quienes prefieren mantener la opacidad. Se resisten Dicen que desde hace unas semanas, algunos integrantes de lo que queda de Mexicali Resiste, se fueron a otras ciudades del País a "luchar" y "defender" el agua. No ha quedado muy claro de dónde reciben fondos para esos viajes que son costosos, porque necesariamente requieren transporte aéreo, hospedajes, alimentación, trasladados en las ciudades, entre otros. Pero, aunque son unos cuantos, en otros lugares donde no los conocen, les hacen caravanas. Como por ejemplo, a Gabriela Borbón, en Atenco, los macheteros que asustaron en su momento a Vicente Fox al oponerse a la construcción del aeropuerto, le hicieron entrega de un machete, en señal de que es una "luchadora". Otro que anda por la capital del País "defendiendo" el agua, es León Fierro Reséndiz, quien se le pega a agrupaciones afines a su ideología, donde dice representar a los cachanillas y a los bajacalifornianos. Y mientras, como ya no tienen seguidores, salvo los "likes" que quedaron en su página de Facebook cuando tuvieron su momento de gloria el año pasado, los "campamentos" ubicados en el Centro Cívico se encuentran vacíos y sucios. Sólo que las autoridades no se atreven a quitarlos por miedo a la reacción de los dos o tres activistas de ese grupo. Mucho menos las autoridades municipales se atreven a aplicarles las tan cacareadas "multas ecológicas". En cualquier otra parte de la ciudad si hubiera ese muladar, el Ayuntamiento de ya le hubiera aplicado todo el peso de la ley. En este caso como le tienen miedo a los "gritones" de Mexicali Resiste, prefieren permitir que sigan ahí los campamentos sucios y apestosos a orines frente a Palacio Municipal y al edificio del Ejecutivo.

Comentarios