No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Zona Sísmica

Zona Sísmica

Por

Sin acuerdos y golpeados Con todo se le fueron los diputados de las diferentes fracciones a Marco Antonio Corona Bolaños Cacho, presidente de la Mesa Directiva del Congreso Estatal, por la falta de sesiones. El grupo parlamentario del PAN, PRD y MC culparon directamente a Edgar Benjamín Gómez Macías, coordinador de la bancada del PRI, y al presidente del Congreso, por no asistir a la Junta de Coordinación Política (Jucopo). El presidente de la Jucopo, Ignacio García Dworak, y la vicepresidente del PRD, Rocío López Gorosave, decidieron cancelar la convocatoria a sesión extraordinaria para renovar mesa directiva. También acusaron a Corona Bolaños Cacho de que por su inasistencia al edificio de poder Legislativo durante el jueves, no se convocara a sesión solemne por el Día del Constituyente. Por otro lado, Transformemos, PT y Morena acusaron al PRI, PAN, PRD y MC de falta de voluntad para generar una sesión solemne, porque afirmaron que existen mecanismos para convocar a una sesión ante la ausencia de un presidente de mesa directiva. La realidad es que efectivamente Corona Bolaños Cacho no asistió al edificio del Congreso, confirmado por su personal de la oficina de Presidencia. Si el presidente del Congreso tuvo acuerdo político para no presentarse mientras llegaban a un consenso para la sucesión en la mesa directiva, le salió el tiro por la culata al ser el señalado y criticado por todos sus compañeros diputados. Esto les da más tiempo a los partidos para destrabar el punto toral, definir qué mujer sería la próxima presidenta de la mesa directiva: Rocío López Gorosave que propuso el PAN o Claudia Agatón Muñiz, impulsada por los partidos de izquierda. Además, con los posicionamientos deja abierto el vacío de una mesa directiva formalmente establecida y sin fecha para alcanzar acuerdo, y sin fecha de sesión ordinaria para trabajos legislativos que son los verdaderamente importante y por los cuales sí continúan cobrando. Crisis en Mexicali Resiste La situación en lo que queda del grupo Mexicali Resiste se ha convertido en una crisis, donde sus integrantes han perdido credibilidad, se han visto envueltos en chismes, denuncias penales y ahora hasta en acusaciones vergonzosas de índole sexual. El grupo nació en forma espontánea durante las manifestaciones multitudinarias en contra del "gasolinazo" el año pasado y otros reclamos sociales, sólo que como siempre ocurre, hay quienes se aprovecharon para hacerse los líderes y capitalizar un movimiento ciudadano en uno político. El movimiento se fue distorsionando para degenerar en agresiones físicas a las autoridades. Uno de los principales activistas de esas manifestaciones violentas fue Jorge Benítez López, quien cuenta con una serie de carpetas de investigación en integración en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), a cargo de Perla del Socorro Ibarra Leyva, y ha sido vinculado a proceso. De hecho, ayer había sido citado ante un Juez de Control para la audiencia de imputación por el delito de lesiones calificadas en contra de un policía estatal, pero antes de iniciar, sospechosamente la Fiscalía pidió cancelar la audiencia, sin dar a conocer las razones. Así que Benítez López se salvó de otra vinculación, de momento. Y ayer mismo trascendió que los siete u ocho miembros que quedan de Mexicali Resiste, expulsaron a Benítez López de ese grupo, acusándolo de presunto hostigamiento sexual. Hay quienes consideran que desde hace varios meses el grupo ya perdió la orientación y lo ganado por el apoyo social, ya lo han perdido. De momento el que queda fuera es Benítez López, a quien han advertido que denunciarán penalmente por el presunto hostigamiento.

Comentarios