No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Magistrados a la SCJN

Zona Sísmica

Por

Ante los frustrados intentos de obtener un haber de retiro, los magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), que preside Salvador Juan Ortiz Morales, decidieron llevar el caso a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para presentar una controversia constitucional contra el Congreso del Estado, donde firma como presidente el diputado Raúl Castañeda Pomposo. Los togados tuvieron que reconocer que los intentos por lograr un haber de retiro, sobre todo cuando el Consejo de la Judicatura inventó un Reglamento para esa prestación, donde se aprobaba la pensión vitalicia a los magistrados heredable a esposas, comcubinas e hijos menores de 25 años, les causó un tremendo desprestigio al considerar que era algo voraz y desproporcionado. Así que en la pasada sesión ordinaria y última del año, porque el jueves salieron de vacaciones, acordaron presentar la controversia ante la SCJN, para obligar al Congreso estatal a hacer la regulación respectiva sobre el haber de retiro, claro que algo justo, sin que se quieran despachar con la cuchara grande. Aunque seguramente algunos magistrados, como Raúl González Arias y Félix Herrera esquivel, quienes dirán adiós el próximo año al Poder Judicial del Estado al llegar a la edad límite que marca la ley, es decir 70 años, seguramente ya no podrán gozar de los beneficios si gana el TSJE la controversia y el Congreso elabora la ley para el haber de retiro. Y precisamente sobre el Poder Judicial del Estado, ayer fue aprobado el presupuesto para 2018, que será de 937 millones 835 mil 919 pesos, que es 2.37% más que este año, pero no son los mil 400 millones que pidieron en su carta a Santaclós. Pedirán cuentas Comentan que muy pronto los que deberán de prepararse para dar cuentas de sus resultados y logros son los delegados federales, particularmente los del ramo del orden social, ya que al ser una campaña presidencial la que se avecina, será un buen pulso para demostrar quienes defendieron y supieron vender el proyecto de nación del Presidente Enrique Peña Nieto, buscar la continuidad del mismo y en consecuencia del partido al que representa la administración federal. El gran reto en Baja California, comentan los enterados, será sobre todo para Guillermo Peñuñuri, quien como cabeza del sector social y delegado de Sedesol, seguramente intensificará su presencia en el territorio, aunque muchos se preguntan si ya entendería la responsabilidad que implica ser titular de esa dependencia. Lamentablemente, dicen los enterados de los intramuros de la institución, que se extraña el desempeño laboral que hacía como delegado de esta dependencia Carlos Torres, que en especial fortaleció la comunidad de Camino Verde, mientras que al parecer el actual delegado aún no sabe dónde se encuentra esa colonia y los mismos trabajadores de la Sedesol bromean al referir que Peñuñuri rara vez se ensucia los zapatos o suda la camiseta para hacer el trabajo que le corresponde. Va con el Peje Llegan noticias de que el bajacaliforniano José Carlos Pérez Sandoval estará mañana en la Ciudad de México, donde recibirá la manos del dueño del partido Morena y "precandidato" de ese partido, Andrés Manuel López Obrador, la constancia con la que se oficializará la alianza Morena-Partido Encuentro Social (PES). Se debe recordar que Pérez Sandoval es uno de los fundadores del PES a nivel nacional. Por cierto, la alianza formada por esos dos partidos ha provocado todo tipo de comentarios. Incluso destacadas personalidades que han sido fieles seguidoras del Peje, como Elena Poniatowska, han expresado su repudio a la mentada alianza al considerar que es algo aberrante e incongruente. Y decir que Poniatowska esté en contra del Peje es bastante. Sólo basta recordar que ella fue la que le impuso la "banda" tricolor a López Obrador, cuando encabezó una carnavalesca "presidencia legítima" con un "gabinete legítimo" tras ser derrotado por quien fue presidente Constitucional, Felipe Calderón Hinojosa.

Comentarios