No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas TECLEADO

Tecleado

Por Cosme Collignon

Desaparece el DIF Una de las propuestas del equipo de Andrés Manuel López Obrador es la fusión de actividades del DIF a otras dependencias como la Secretaría de Salud o Desarrollo Social, porque, comentan, ha sido un refugio para las esposas de los presidentes, gobernadores y presidentes municipales, para tenerlas entretenidas en algo. Esto como resultado de las declaraciones de Beatriz Gutiérrez Müler en el sentido que ella no será una Primera Dama ni presidirá el DIF, que ella seguirá siendo catedrática y dedicada a la cultura. Cuando leía y escuchaba sobre este tema, me vinieron a la memoria algunos profesores de historia de México, quienes al llegar al período de Adolfo López Mateos, 1958-1964, hablaban del presidente que le dio un gran impulso a la promoción turística a nivel internacional, viajando y hablando de las bondades de lugares como Acapulco, Guerrero, la Ciudad de México y demás lugares. Por ello, recuerdo, la gente adulta le decía López Paseos. Pero siempre abrían un capítulo para hablar de Eva Sámano de López Mateos, una maestra que nació en Zitácuaro, Michoacán, en 1911, aunque hay biógrafos que dicen que nació en Tierra Caliente en Guerrero. Maestra al fin, siempre impulsó la creación de escuelas en todo el país, muchas de ellas llevan su nombre. Eva Sámano, a diferencia de la primera dama Angélica Rivera, actriz y buena para nada en estos seis años, la profesora sí trabajó por los niños, a pesar de que ella decía que no participaba directamente en la labor política “encomendada a mi marido. No tengo lugar propio en sus tareas”. Tal vez en casa o en momentos de diálogo con el presidente López Mateos le sugería la necesidad de proteger a la niñez, por ello el mandatario le encomendó que se ocupara de esas actividades. Eva Sámano retoma la Asociación Protectora de la Infancia y manda construir un edificio cuya primera piedra se colocó el 30 de noviembre de 1959. En 1961, cuentan los antiguos profesores de historia, por decreto presidencial ese organismo se convierte en el Instituto Nacional de Protección a la Infancia (INPI), el patronato lo preside Eva Sámano. El trabajo más importante que impulsaba eran los desayunos escolares. El IMPI se convierte con los años en el DIF y desde entonces el patronato es encabezado por las esposas de los presidentes, asimismo, en los estados, por las esposas de gobernadores y presidentes municipales. Hemos llegado a la tercera transformación de México y la esposa del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, no encabezará el patronato del DIF nacional, se desmarcó desde hace semanas, le importa un comino, por ello, el equipo de AMLO, rápido, dijo que esta institución dejará de operar y sus programas y actividades pasarán a otras secretarías. Si se trata de rehabilitación de niños y adolescentes pasará esta actividad a la Secretaría de Salud, por ejemplo; en el caso de apoyos económicos a familias para becas y demás pasará a la Secretaría de Desarrollo Social. El año que viene habrá elección y los que vengan tendrán que hacer reformas y desaparecer los DIF estatal y municipales. ¿Qué harán entonces las esposas del futuro gobernador y alcaldes? La próxima semana les comentaré lo que me diga Brenda Ruacho al respecto, parece que me dará una entrevista. Escúcheme de 13:00 a 14:00 horas por www.atiemporadio.com o por Facebook/Zona libre Mexicali. * El autor es periodista independiente.

Comentarios