No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas TECLEADO

Tecleado

Por Cosme Collignon

Sin Margarita no pasa nada Hace muchos años alguien me dijo lo siguiente: “Quieres conocer tus defectos, cásate; quieres conocer tus virtudes, muérete”, algo parecido le ha pasado a Margarita Zavala, era candidata y le acumulaban defectos suyos y de su marido, el ex presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa. Para Baja California el sismo político provocado por la renuncia de Margarita no causó daños, estamos muy lejos del centro del país; es lo mismo cuando ocurre un sismo de verdad en Oaxaca o Guerrero y afecta directamente a la Ciudad de México, pero acá en el Norte no nos afecta. Solamente algunos panistas bajacalifornianos que apoyaban a la ex primera dama, como José Guadalupe Osuna Millán, se quedaron pasmados y desilusionados por la salida de Margarita Zavala. No tengo la cifra exacta de afectados, pero si pensaban que Margarita, quien acusó de caprichoso a Ricardo Anaya para ser candidato por el PAN, ella también se encaprichó y pensó que era mucho más que Anaya y que yendo por la libre iba a colectar a panistas, perredistas y de otros partidos, quienes por miles estarían apoyándola. Logró la candidatura independiente de forma legal, las firmas recabadas fueron suficientes para su candidatura, aquí empiezan los halagos: “de todos los inscritos para candidato a la presidencia, Margarita fue la única que logró completar los requisitos impuestos por la Ley Electoral”. Claro que a los días, el Tribunal Federal Electoral ordena que se permita competir como candidato independiente a Jaime Rodríguez Calderón, "El Bronco", acusaron de que había participado Peña Nieto en la decisión del Trife. Los candidatos independientes estaban muy por debajo de los candidatos apoyados por partidos políticos en las encuestas: Margarita Zavala, 5%; Jaime Rodríguez, "El Bronco", 3%. Los partidos políticos fueron los que propusieron y reformaron la Ley Electoral y cuando esto ocurrió Margarita estaba en el PAN y no revisó la Ley, ni tampoco pensó que llegaría a ser una candidata independiente para que la reforma no fuera inequitativa para los y las ciudadanas que pretendieran ser candidatos a la Presidencia de la República. Claro que los partidos pusieron piedras y vidrios en el camino para que nadie pudiera superar al candidato propuesto por algún partido o coalición, como ocurre ahora. Margarita denunció la falta de equidad, si ahora que corrió como independiente se dio cuenta de lo que inscribieron en la Ley los representantes partidistas, porque seguimos teniendo una partidocracia. Dijo que ante le “inequidad” en la contienda que denunció, si no tenía spots en radio y televisión como los demás candidatos coaligados ni los recursos económicos, ni siquiera para pagar a sus colaboradores, mucho menos la posibilidad de triunfo. Margarita argumentó su dimisión: “Es un acto de denuncia porque una candidatura independiente, como está expresada y regulada en la ley, está mal planteada y la inequidad va a ser apabullante, y se va a prestar a muchas cosas que no son democráticas”. Ahora Ricardo Anaya y José Antonio Meade se pelean por el apoyo de Margarita. Estaremos pendientes del debate este domingo. * El autor es periodista independiente.

Comentarios