No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas TECLEADO

Tecleado

Por Cosme Collignon

Ley de Seguridad Interior Esta semana y después de año y medio de discusiones inútiles de diputados federales para ponerse de acuerdo en la Ley de Seguridad Interior, por fin fue votada, primero en comisiones y luego en el pleno de la Cámara de Diputados. Por supuesto que donde manda mayoría, la minoría queda enchilada. Con 248 votos a favor, 115 en contra y 48 abstenciones (todavía no entiendo por qué no votan a favor o en contra) el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general la Ley de Seguridad Interior. Los legisladores del PAN, PRD, Morena y Movimiento Ciudadano no quedaron conformes y presentaron 101 reservas a los 34 artículos, que conforman la Ley de Seguridad Interior. Pero, mire a continuación, no todos los panistas votaron en contra, no, no, déjeme poner las cifras de las votaciones a favor: 183 votos fueron del PRI, 14 del PAN (tal vez algunos inconformes por la salida de Margarita Zavala del blanquiazul), 2 del PRD, 35 del PVEM, 4 de Encuentro Social y un diputado sin partido. Ah, esos panistas, no hay unión, un grupo de diputados y diputadas azules no llegaron a la sesión, para ser exactos fueron 30; tampoco asistieron 12 perredistas, 9 lopezobradoristas y 3 del MC. Y mire esta cifra, las 48 abstenciones fueron del PAN, luego porqué está muy enojado Jorge Ramos Hernández, diputado panista que impulsaba el mando mixto. Claro que la mayoría de los gobernadores están de acuerdo con la participación del Ejército y la Marina en labores de seguridad, sobre todo en estados donde el crimen organizado ha sentado sus reales. Los partidos de izquierda, bueno, Morena y PRD, señalaron que con la aprobación de la Ley de Seguridad Interior se oficializaba la militarización del país. En Baja California fue, precisamente, el Ejército mexicano en coordinación con las policías estatales y municipales que se logró bajar los secuestros y homicidios en Tijuana durante los años 2008, 2009, 2010 y 2011. Incluso se promocionaban pidiendo a la población que denunciara a narcotraficantes porque ellos “sí van”. En tanto, el comisionado nacional de Seguridad , Renato Sales, en algunas entrevistas de radio señaló que la Ley de Seguridad Interior no pretende militarizar al país ni que las fuerzas armadas sustituyan a las instancias de gobierno en la lucha contra el crimen. El dirigente empresarial Juan Pablo Castañon, presidente nacional del Consejo Coordinador Empresarial, dijo en un comunicado que la participación del Ejército y la Armada de México en tareas de seguridad ajenas a la defensa nacional no deben ser normalizadas, sino eficazmente reguladas. Francisco Vega de Lamadrid, gobernador de Baja California, opinó de forma positiva la aprobación de la Ley de Seguridad Interior y dijo que le hubiera gustado una mezcla entre el mando único y el mando mixto. Aprobada la Ley veremos cómo participarán el Ejército y la Marina Armada de México. * El autor es periodista independiente.

Comentarios