No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas REFLEXIÓN UNIVERSITARIA

Reflexión Universitaria

Por Gonzalo Llamas Bañuelos

La pavimentación de Gustavo Sánchez Ya se ha vuelto costumbre que a medida que se acercan las campañas políticas salen a relucir las obras de pavimentación que tanto requieren nuestras calles y avenidas para aminorar la contaminación ambiental que padece la ciudad con el nada honroso primer lugar a nivel nacional; Mexicali es un caos, todas las calles están llenas de baches. Nadie se opone al trabajo del Ayuntamiento, principalmente cuando vemos que nuestro municipio requiere de más pavimentación, no sólo en los lugares donde hay mayor tránsito, sino también en la periferia de la capital, para evitar en lo posible las nubes de polvo y partículas que se encuentran suspendidas en el aire, la mayor parte de las cuales suponen un peligro para nuestra salud. Esta mezcla compleja contiene, entre otras cosas, polvo, polen, hollín, humo y pequeñas gotas. El problema surge cuando estas labores de pavimentación, son obras de relumbrón y se realizan con fines políticos, el costo para los mexicalenses es muy alto, ya que diariamente, desde muy temprano, salen de sus casas miles de ciudadanos, unos para llevar a sus hijos a la escuela, otros para trabajar, y con frecuencia se les hace tarde para llegar a sus diferentes destinos, puesto que se topan con que la mayor parte de las vialidades se encuentran en obras de pavimentación. Por ello afirmamos que en términos económicos, el costo es alto, sobre todo en el gasto de combustible, ya que muchas veces tienen que esperar de 15 a 20 minutos para pasar un alto de semáforo; no hay señalamientos adecuados que te indiquen vías alternas para agilizar el tráfico vehicular; los agentes de tránsito brillan por su ausencia, eso sí, se dedican a multar y perseguir a aquellos ciudadanos que transitan tranquilamente. Agregue usted, además de lo costosas de estas obras, que son, se dice, de muy mala calidad, ya que más tardan en realizarlas en que se deterioren nuevamente, y por si fuera poco, habría que sumarle que nunca están en tiempo y forma, ya que siempre se desfasan de los tiempos establecidos. Esto las hace muy costosas y sin garantía. En los países europeos las obras de pavimentación tienen una garantía de cuando menos de 30 años, aquí cuando mucho duran de una temporada a otra. Estas obras son necesarias para la ciudad, pero son aprovechadas muy bien por los políticos; ya lo dice un dicho muy popular “sin obras no hay sobras”. Es público y notorio el deseo de Gustavo Sánchez por volver a dirigir a los mexicalenses, sin embargo, debe tomar en cuenta que la “ola” López Obrador todavía no se asienta y es previsible que no gane el PAN, la derrota del albiazul no solo sería en Mexicali, sino también en el resto del estado; su partido está muy desgastado, hay división interna y si a esto le sumamos los desatinos del Gobernador, los resultados serán catastróficos para los panistas. El impacto de la lucha social, sobre todo la encabezada por el grupo Mexicali Resiste, será decisivo a la hora que comiencen las campañas. El agua. El Centro de Estudios y Proyectos de la Frontera Norte “Ing. Heberto Castillo” organiza el foro “El agua, escasez o abundancia”, que se llevará a cabo el 10 de noviembre en el Centro Educativo 16 de septiembre en Mexicali. Los trabajos serán presididos por el aspirante a gobernador Jaime Martínez Veloz. El autor es economista egresado de la UABC.

Comentarios