No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas REFLEXIÓN UNIVERSITARIA

Reflexión Universitaria

¡Calma y nos amanecemos! Hasta ahora han sido más de 100 los candidatos a puestos de elección popular de distintos partidos los que han sido asesinados para evitar que logren el triunfo en diferentes posiciones y también han sacrificado a una cantidad importante de periodistas y comunicadores para evitar que sigan poniendo al descubierto, asuntos que molestan a algunos grupos de poder, ya sea político o económico. No es posible continuar en este ambiente social y político agitado. A consecuencia de las campañas políticas, el ambiente está enrarecido, convulsionado, por tantos ataques y descalificaciones y agréguele usted, los hechos violentos que incrementan la inseguridad de la población. Es importante que el árbitro electoral con el apoyo de las autoridades de los tres niveles exhorte a mantener la calma, de lo contrario, cuando se conozca al ganador de esta contienda electoral, puede provocarse una confrontación. Los que pierdan no van a estar muy contentos y tratarán de tomar las calles para manifestar su inconformidad. Este escenario a nadie conviene, todos saldremos perdiendo y esta situación no abona a la tranquilidad que requiere nuestro país, por los embates de nuestro vecino Donald Trump que no desaprovecha la oportunidad para denostar a los mexicanos. Esta campaña ha rebasado los límites de la tolerancia, lo hemos visto cuando algunos ciudadanos han increpado a los candidatos, en los mítines, en los aviones o lugares públicos o donde se presentan. Las redes sociales han jugado un papel importante para generar este clima polarizado. Para bien o para mal, hoy las personas están más informadas, es muy difícil engañarlas, pero se ha creado agitación de todos contra todos. De acuerdo con una encuesta aplicada por el diario nacional El Financiero para conocer que opinaban acerca de las campañas políticas, muchas familias juzgaban que ya era conveniente que terminasen porque estaban creando división entre amigos y familias enteras, que la pasión se había desbordado y que a nadie le convenía, que nadie ganaba, que todos perdíamos, por eso es importante mantener la calma y la serenidad y habría además que ser tolerante con las personas que no piensen igual que nosotros. La razón ante todo y olvidarse de la pasión. ¿A quién culpar de esto que sucede en nuestro entorno? ¿A quiénes vamos a responsabilizar en caso de que esta situación se desborde? Sin duda todos somos corresponsables, pero quien debería poner el ejemplo es el gobierno y sus instituciones, los partidos políticos y los candidatos. Igualmente, es necesario tomar en cuenta a los grupos fácticos (Empresarios) algunos han dado la cara otros no, siempre han sido ellos los beneficiarios de las prebendas que les ha otorgado el gobierno, por ello, no se resignan a perder el poder y sus privilegios. Esto es lo que nos han dejado por tantos años de engaño y explotación ya que a través del tiempo han contribuido con campañas de miedo entre la población. Debemos pasar de la crispación a la reconciliación, evitar los ánimos caldeados, la gente está enojada por tanta pobreza y exclusión, es posible evitar el enfrentamiento en contra de la élite y aminorar la discriminación y los privilegios. Positivo que los integrantes del Consejo Mexicano de Negocios se hayan reunido con todos los candidatos, pero sobre todo con Andrés Manuel López Obrador, con quien habían tenido un diferendo, que bueno que se pusieron de acuerdo, dejando atrás sus intereses personales y de grupo y poniendo por encima el interés del país. A trabajar para impulsar el campo y ver cómo aumentar la competitividad que México ha tenido del campo hacia el exterior y de cómo brindar más oportunidades a los mexicanos. El autor es académico de la Facultad de Ciencias Administrativas de la UABC.

Comentarios