No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas REFLEXIÓN UNIVERSITARIA

Reflexión Universitaria

¿Carro completo y empresarios? La actual campaña para la presidencia de la república inició oficialmente hace aproximadamente un mes y terminará más o menos en dos meses, no obstante, existe la impresión que ha sido muy larga. Se dice que para el puntero en las encuestas estos dos meses pasarán muy lentamente, serán como una agonía. Algunos comentan que el triunfo de AMLO es mero trámite, que ya ganó la contienda. Sin embargo, no se deben de confiar, se precisa ser cautelosos y no dar por sentado que ya venció a sus rivales. Hay que considerar que Morena no tiene una estructura nacional sólida y en consecuencia, quizás no reúna a los miles de representantes de partido que se requerirán en las casillas el día de la elección. Desconocemos si ya tienen a todo el contingente necesario para el primero de julio, de lo contrario, tendrán que estar muy alertas ese día, porque seguramente habrá acarreos, compra de votos, sustitución de presidentes de casilla y tantos trucos de los cuales el Prian son expertos. Por otra parte, hay que destacar que las campañas negras al estilo del 2006 y 2012 ya no funcionan, porque la sociedad hoy está convencida de un cambio, un cambio verdadero en el timón del sistema político mexicano. Es tan grave la violencia en el país que urge una estrategia de pacificación y es profunda y generalizada la corrupción pública que se hace necesario poner un hasta aquí. No es gratuito que en el imaginario colectivo se haya posicionado la idea de un “cambio”. Vemos que para defender sus intereses se han incorporado los empresarios, aquellos que temen que sus inversiones se pongan en riesgo, muchos de ellos beneficiados con el Fobaproa, aquel “barril sin fondo” en donde las deudas privadas se convirtieron en públicas; aquellos que fueron beneficiados durante el mal llamado “proceso de privatización” impulsado por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, rematando las empresas públicas, en esa lista por supuesto, está el nombre de Carlos Slim uno de los hombres más ricos del orbe. Ahora aparecen como “inversionistas” en el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Se dice y no precisamente en secreto, que se ha invertido el dinero que los mexicanos tienen guardados en las Afores, pero que no todos los inversionistas han aportado su propio capital, pero si esperan obtener ganancias. ¡Así, hasta yo soy empresario! Son esta clase de empresarios los que se oponen a perder sus “privilegios” y que hoy se enfrentan a AMLO. Aquí en nuestro Estado la clase empresarial y política “no canta mal las rancheras”, ya lo vemos con la instalación de la empresa cervecera Constellatión Brands, donde existe conflicto de intereses entre el sector privado y el público. Por tanto, la gente está harta de no ver trabajando a su gobernador, solo aparece de manera esporádica y con muchos problemas para articular palabra. Por ello, dicen que con sus errores y omisiones "Kiko" Vega le está haciendo la campaña a Morena, tan es así, que se argumenta con evidencia empírica que habrá carro completo en diputaciones y senadurías y quien encabeza este movimiento es Jaime Bonilla. Blindado: Entre más atacan a AMLO más crece y ahora se dispone a que la “marca” jale a diputados y senadores y tener mayoría en el Congreso para poder realizar los cambios legislativos que necesita el país. El autor es académico de la Facultad de Ciencias Administrativas de la UABC.

Comentarios