No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas REFLEXIÓN UNIVERSITARIA

Reflexión Universitaria

¿Todos los partidos son populistas? En las redes sociales se viralizó la noticia sobre una serie que trata sobre el populismo en América Latina, provocando un fuerte rechazo de los seguidores de Andrés Manuel López Obrador, ya que aseguran que es una estrategia de la mafia del poder para denostar a su líder quien sigue a la cabeza en las intenciones de voto para la presidencia, porque en esa serie se le cataloga como “populista”. ¿Pero qué es ser populista? De acuerdo con la enciclopedia Wikipedia, el concepto de populismo deriva de pueblo y literalmente denomina a la estrategia de las corrientes políticas que buscan el apoyo de las clases populares. Se trata de un concepto difícil de definir con exactitud, con el que se designan realidades diferentes; estas realidades son construidas por todos los partidos políticos para ganar elecciones. Entonces, si éstos buscan el apoyo del pueblo, de acuerdo con la definición, todos son populistas, porque todos buscan el bienestar de la sociedad, reivindicando una serie de demandas como acceso a una buena educación, salud, empleo bien remunerado, protección a los niños, a los ancianos, a defender los derechos humanos, el equilibrio ecológico, darle seguridad a la sociedad y terminar con el narcotráfico y los asesinatos. Apoyar a los inversionistas nacionales y extranjeros. Todos estos temas y muchos más están en la agenda de todos los partidos, la única diferencia es el cómo vas a cumplir todo lo que estás prometiendo. AMLO, el populista de izquierda, también se ha propuesto, y lo ha planteado claramente, revisar las reformas energética, la educativa, hacendaria, y lo que ha causado mucho revuelo es examinar los contratos otorgados para la construcción del nuevo aeropuerto. AMLO se ha erigido como defensor del pueblo, se ha opuesto a la “oligarquía”, ha lanzado una crítica severa hacia los partidos tradicionales con un discurso nacionalista en contra del “imperialismo”. Siendo un líder carismático, ha pintado su raya con los “corruptos” a los cuales les ha advertido que se hará “justicia”. La diferencia entre Morena y los demás partidos es el “proyecto” de país. Es considerado un populista de “izquierda” y los demás un populismo de “derecha”. El primero lucha por la reivindicación de las demandas de los trabajadores y los otros, aunque no se diga, el apoyo a los inversionistas. En consecuencia, hablamos de dos visiones filosóficas del mundo. Las ideas del “Estado benefactor” contra las ideas del “neoliberismo”, sistema que ha generado desigualdad, marginación, exclusión, racismo y falta de solidaridad. Sistema que ha producido pobreza para la mayoría de la sociedad y el enriquecimiento de unos cuantos, en otras palabras, la confrontación del “pueblo contra la oligarquía”. La economía de “Estado” contra la economía de “mercado”. Muchas personas confunden y se creen la mentira de que vamos hacia el socialismo como Venezuela. Eso no es posible, es una “utopía”, en principio por estar muy cerca de los norteamericanos y, segundo, esas teorías ya pasaron de moda. El socialismo ortodoxo, también llamado científico, refiere que para que un país sea socialista se necesita “suprimir la propiedad privada” sobre los medios de producción. El único país con economía socialista en América Latina es Cuba, las demás economías son capitalistas subdesarrolladas donde existe la propiedad privada y la sociedad mexicana tiene otra historia. Debemos tranquilizarnos, AMLO todavía no gana como para estarlo juzgando a priori con el mote de populista de izquierda y los otros ¿qué son? ¿populistas de derecha y cínicos porque prometen y no cumplen? El autor es académico de la Facultad de Ciencias Administrativas de la UABC.

Comentarios