No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Reflexión Universitaria

Reflexión Universitaria

Por Gonzalo Llamas Bañuelos

Reelección El espíritu anti reeleccionista que imperaba en nuestro país desde la Revolución Mexicana se esfumó debido a una reforma que permite a diputados, senadores, legisladores locales, alcaldes, regidores y síndicos reelegirse; algunos de ellos podrán hacerlo a partir de 2018. Hoy entendemos por qué en todos los partidos la lucha encarnizada por obtener una nominación se ha vuelto un asunto de sobrevivencia y preservar su vida dentro del presupuesto, porque fuera de él es vivir en error. Hoy el legislativo ha elaborado las leyes a modo, han legislado para sí, para perpetuarse en el poder, ellos no van decretar leyes que vayan en contra de sus intereses, no son tontos, no se van a dar un balazo en el pie. Esta legislación choca o está en contra del espíritu anti reeleccionista que privó durante muchos años en el país. Se dice que si un legislador hace bien su trabajo, es posible que el pueblo le refrende su apoyo para que continúe. Imaginemos por un momento, si ya no aguantamos a la clase política actual, a esa casta parasitaria que ha depredado y corrompido las instituciones, sean electorales, administrativas o de justicia y el manejo indiscriminado de los recursos públicos. En ese contexto, los partidos y coaliciones políticas ya comenzaron a manejar los nombres de sus aspirantes a las diputaciones y senadurías que serán electos el primer domingo de julio de 2018, algunos de estos precandidatos son actuales miembros del legislativo federal o estatal, y tendrán que solicitar licencia a sus cargos porque pretenden cambiar de curul, en otras palabras, si son senadores quieren ser diputados federales, si son diputados federales quieren ser senadores y si son diputados locales le tiran a cualquiera de las dos sillas en el Congreso de la Unión; el objetivo es poder ser incluidos en las boletas electorales del 2018 toda vez que saben de la reforma al Artículo 59 Constitucional que entra en vigor con estas elecciones, por si usted amable lector no la conoce, se trata de lo siguiente: los triunfadores que integren la Cámara de Senadores en 2018, podrán ser reelectos en el 2024 y así ejercerán su encomienda 12 años continuos; los triunfadores que integren la Cámara de Diputados en 2018, podrán ser reelectos en las elecciones del 2021, de igual manera, en el 2024 y por último en 2027, hasta completar 12 años, en ambos casos los tendremos gozando del presupuesto desde el 2018 hasta el 2030. Por ello, es que se disputan con todo el derecho a salir nominados y entonces se vuelve claro el panorama al identificar a los personajes que se mencionan en los partidos. Además de estos legisladores, hay ex gobernadores, ex secretarios tanto federales como estatales, deportistas, defensores de derechos humanos, personajes del mundo del espectáculo, y ahora también levantan la mano para ser incluidos en el juego, las esposas, hermanos e hijos de los propios ex funcionarios. Hay otra reforma en la Constitución que igualmente entrará en vigor con estas elecciones y se refiere a que el Presidente de México que se elija iniciará su mandato el 1o. de diciembre de 2018 y concluirá el 30 de septiembre de 2024, para que el ganador de la elección en ese año, inicie un nuevo periodo sexenal del 1º de octubre de 2024 al 30 de septiembre de 2030. Esta reducción de dos meses parece no afectarle a los que pretenden sentarse en la silla presidencial. ¿Aguantaremos a nuestros representantes durante 12 años en los congresos? *El autor es académico de la Facultad de Ciencias Administrativas de la UABC.

Comentarios