No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas REFLEXIÓN UNIVERSITARIA

Reflexión Universitaria

Por Gonzalo Llamas Bañuelos

Las ocurrencias de los políticos No cabe duda que algunos políticos son como los camaleones que pueden de cambiar de color cuando así conviene a sus intereses, con tal de ganar simpatías se hacen graciosos, hacen declaraciones fuera de lugar, prometen cosas irrealizables y se comprometen en algo que saben que jamás lo van a poder cumplir; lo más triste de estas falsas promesas es que desafortunadamente hay un sector de la sociedad que si les creen y “compran” esas mentiras, convencidos por las hábiles palabras del personaje. Estos políticos son escapistas, expertos magos del engaño y de la simulación, que actúan sin rubor alguno con tal de conseguir lo que se proponen. Tal es el caso de Andrés Manuel López Obrador dueño de Morena, quien continúa en campaña a la presidencia de la república desde el año 2005, pues esta semana captó los reflectores al proponer una amnistía a los capos del narcotráfico, según él para mantener la paz y la tranquilidad en el país. Quien ha expresado “olvido no, perdón si cuando está de por medio la paz y la tranquilidad de todos”. Esta propuesta ha recibido fuertes críticas de parte de las fuerzas armadas, de líderes empresariales y de partidos políticos. Habrá que preguntarle su opinión a quienes han sufrido en carne propia la pérdida de un familiar, por consecuencia de las actividades ilegales de los diversos carteles del crimen organizado, aquellos dolidos ciudadanos que no volverán a vivir tranquilos después de haber sido asediados por grupos delictivos. Otra promesa de López Obrador es de fijar el salario mínimo en 220 pesos diarios; conteste usted con toda sinceridad ¿podrán las empresas en el 2018 incrementar de un día a otro en un 250 por ciento los sueldos de sus trabajadores? Otra gran mentira es la propuesta de Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN e integrante del Frente Ciudadano por México, quiere implantar en nuestro país la renta básica universal, argumentando que así se reducirá la pobreza, la desigualdad y se estimulará el mercado interno y combatirá al desempleo. Se trata de asignar una cantidad de dinero pagada mensualmente a cada ciudadano y garantizada por el Gobierno Federal, por el simple hecho de ser mexicana o mexicano. Según Anaya “Esto no es un sueño guajiro, es absolutamente realizable” y dice contar con el respaldo de destacados economistas y abundando en el tema citó casos tanto de países muy desarrollados, Finlandia, Holanda o Canadá, como con países en mucha pobreza, India que si la aplican. Y se anticipa a sus críticos, aquellos que dirán que no se puede, que no hay dinero, serán los políticos de siempre. Para lograrlo “Hay que reordenar el gasto social. Actualmente existen más de 6 mil 500 programas sociales. Muchos no cuentan con reglas de operación, padrón de beneficiarios, muchos están duplicados y en muchos hay enorme corrupción. También hay que hacer un programa serio de austeridad y ahorro, eliminando todos los gastos innecesarios y los privilegios de los funcionarios públicos” puntualizó. Más impuestos a los mexicalenses: El edil Gustavo Sánchez afirma que en promedio los impuestos al predial se incrementarán el 4.9%, y subirá también el costo de las licencias de alcoholes y otros servicios municipales. Lo que no ha explicado es en dónde se aplicarán estos recursos adicionales que se obtendrán por los incrementos anunciados, sería interesante que se comprometiera, por ejemplo, a incrementar el bacheo en la ciudad ya que ésta se encuentra destrozada, también a disminuir en la misma proporción los salarios para todos los burócratas municipales. En resumen, si exige incrementos entonces que se comprometa a mejorar la calidad de los servicios que por ley le corresponde ofrecerle a la ciudadanía. El autor es académico de la Facultad de Ciencias Administrativas de la UABC.

Comentarios