No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PUNTO DE INFLEXIÓN

Punto de inflexión

Por

Todos a votar “Usted es libre de hacer sus elecciones, pero a la par prisionero de sus consecuencias” Pablo Neruda México, lo sabemos, lo hemos construido, es un país de instituciones. Perfectibles, obvio, pero con la suficiente solidez como para seguir siendo el asidero que permita los pesos y contrapesos deseables una vez que, en democracia nos damos los gobiernos que merecemos. Así las cosas, una vez terminado el siempre mentiroso y mezquino proceso de campañas, ha llegado la hora para que con sensatez, objetividad y raciocinio el día de mañana ejerzamos nuestro voto en conciencia de lo que está claro que requiere una nación como la nuestra que no se puede dar el lujo de ver al pasado, sino que está más lista que nunca para vislumbrar su futuro. Sería ingrato, poco serio y nada inteligente dejar de advertir lo que durante el presente sexenio el Gobierno de la República, en consenso con la oposición (Pacto por México), se logró en términos de promulgar las reformas de vanguardia (destaco la energética, educativa y de telecomunicaciones) que sí o sí establecen las condiciones de una nación con visión y proyecto de futuro. Es por lo anterior que, en el entendido de que el próximo 2 de julio deberá ser un lunes más en donde todos salgamos a trabajar, resulta imperativo asumir como sociedad civil el resultado que arrojen las urnas a la par de exigir, en toda la extensión de la palabra, que ganadores y perdedores en la arena política hagan lo propio a sabiendas de que en política no hay victorias ni derrotas eternas. La transición que se avizora con la configuración de un régimen de gobierno que en la pluralidad pueda encontrar los acuerdos que le den viabilidad debe y puede ser para bien de México. Sin duda alguna el hartazgo por lo establecido deberá encontrar el balance deseado entre quienes ejercen el poder desde el ámbito público y el privado. Dicho lo anterior, en plena libertad y juiciosos para no dejarnos ir por el canto de las sirenas de la demagogia facilona e irresponsable, votemos a sabiendas de que todos los males de la democracia, como diría el gran Churchill, se resuelven con más democracia. Nadie más que nosotros somos responsables de nuestras decisiones . Pensemos bien para no equivocarnos. El autor es editorialista local/consejero CDEM.

Comentarios