No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Las creencias

Piensa

Por Octavio Ballesteros

El cerebro humano está hecho para ayudarnos a sobrevivir, no para pensar positivo. Y muchas de las creencias que vamos teniendo en la vida desafortunadamente son negativas, y por lo tanto limitan nuestro desarrollo y crecimiento. En esta colaboración vamos analizar algunas de ellas, con el apoyo de nuestro buen amigo Tony Robbins. No tengo tiempo. El 26% de la gente piensa que no tiene tiempo para hacer un cambio en su estilo de vida, como lo puede ser el hacer ejercicio. Lo curioso es que todo mundo tiene las mismas 24 horas. Lo que sugiere Robbins es cambiar nuestro modo de hablarnos: no es lo mismo decir: “debería hacer ejercicio” a decirnos “tengo que hacer ejercicio”. Los deberes nos dan mucha flojera, los tengo que implican ya un compromiso mucho más serio. Otra creencia que limita es que “yo no tengo fuerza de voluntad”. La fuerza de voluntad no es algo con lo que se nace, se adquiere, es una habilidad que se aprende. Aquí lo que tenemos que decirnos es lo siguiente: “si yo no puedo, tengo que; si tengo que, entonces si puedo”. Aspecto conyugal El 75% de los matrimonios entran en una especie de rutina, de que ya están “hechos”. Esto es una creencia errónea. Para construir una relación enriquecedora, uno debe seguir practicando innovación y mercadotecnia con el cónyuge. En la época del noviazgo, los novios constantemente se están “vendiendo” como la mejor opción para el otro. Y si uno continúa haciendo lo que hizo al inicio de la relación, dicha relación no tendrá fin. En cuestión profesional Otra creencia muy limitante en el terreno de lo profesional, de lo laboral, es que no tengo lo necesario para tener éxito. Ya lo hemos mencionado esto con anterioridad, el estudio de Harvard realizado en 1979 con estudiantes: ¿tienes objetivos claros sobre lo que te interesa lograr? 3% tenía objetivos claros y por escrito, 13% los tenía pero únicamente en su mente no por escrito, y el 84% no tenía objetivos. Diez años después investiga Harvard los resultados obtenidos por este grupo: el 13% ganaba en promedio el doble que los del 84%, y los del 3% ganaban 10 veces más que el 97% restante. Conclusión: no es que no posees lo necesario para ser exitoso, si no que no has decidido de una manera clara y objetiva lo que te interesa lograr. El otro factor que limita mucho es el miedo, el temor al fracaso. Dicho temor nos lleva la inmovilización. El secreto entonces es saber cómo utilizar el miedo, en lugar de que le miedo lo maneje a uno. La gente exitosa tiene suerte Si hay algo en común que tiene la gente exitosa no es suerte, son otras características: persistencia, energía, pasión y dedicación. Cuando las cosas no salen, tienen la certeza de que el éxito está la vuelta de la esquina y permanecen en la pelea. Al Coronel Sanders más de mil veces le rechazaron su receta de cocina del pollo, y Thomas Edison alrededor de 10 mil intentos fallidos hasta lograr la bombilla eléctrica prendiera. Podemos concluir donde el se encuentra el enfoque la energía fluye, así que ha permanecer en el esfuerzo se ha dicho. Conclusión: A manera de resumen, estimado lector, revisa cuál es la creencia negativa que te limita, toma conciencia de la misma, y empieza a cultivarte para poderla enfrentar. De otra manera nos quedamos atrasados, y en este mundo globalizado quedarse atrasado es letal. Feliz domingo. *- El autor es socio del Despacho Ballesteros y asociados.

Comentarios