No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas Si tienes fe

Piensa

Por Octavio Ballesteros

"No sabiendo por donde veré amanecer, abriré todas las ventanas" Emily Dickinson Amazon, y su fundador Jeff Bezos, son actualmente de las organizaciones y personas con mayor influencia en el mundo empresarial y en la sociedad, a través de su comercio electrónico. Los primeros cinco años de existencia Amazon perdió dinero... si usted, estimado lector, hubiera sido Jeff, ¿hubiera permanecido en el negocio? Le pregunto porque la clave está en la confianza que uno se tiene, no tanto en lo que los demás opinen de uno. La bailarina Mario Alonso Puig en uno de sus libros, “El cociente agallas”, comparte la historia de una joven bailarina que sentía una gran pasión por la danza. Se entera que el director de un famosos ballet de su país irá a su ciudad hacer un casting para encontrar talentos que le pudieran ser aptos para el ballet que dirige. Se apunta para el mismo, y toda ilusionada participa y da su demostración ante el director. Cuando termina, se acerca y le pregunta: ¿que le pareció? El director la mira a los ojos y le responde: “lamento decirle que usted no tiene talento para la danza”. La joven se retira desconsolada, y en la primera oportunidad se deshace de sus zapatillas de ballet, y se despide de sus intenciones de ser bailarina. Años después, el ballet con su mismo director se presenta en una gira en la ciudad donde radica, y la mujer va a la función. Al terminar la misma se acerca al director y después de saludarlo le comenta que probablemente no se acordara de ella, pero que en una ocasión ella hizo una breve presentación y que le había dicho que no servía para la danza. El director le responde: “No me extraña su comentario, eso le digo a todos”. No puede ser piensa la mujer, y le replica: “precisamente por su comentario renuncié a mi sueño de ser bailarina”. Y el director le responde: “la experiencia me dice que al final los que triunfan son los que dan más valor a lo que ellos creen de sí mismos que a lo que otros creen de ellos”. Conclusión A J.K. Rowling, la autora de la saga Harry Potter, varias editoriales le rechazaron su trabajo, antes de que por fin una la aceptara. La mamá de Thomas Alva Edison le dijeron en la escuela que su hijo no tenía cerebro para terminar la primaria. Walt Disney lo despidieron de un periódico porque no tenía imaginación. Michael Jordan lo separaron del equipo de basket de la Preparatoria. Lógicamente para tener confianza en ti mismo necesitas prepararte. Si no lo haces no la tendrás. Y aquí es donde precisamente el individuo le falla. Y es que precisamente el prepararte y tenerte confianza implica el tener muchos fracasos, y el ser humano no le gusta “sufrir”. Una estrategia muy buena consiste en ver los fracasos como aprendizaje, y así nos acercan al éxito. Como dice en un afamado libro: si tienes fe, hasta montañas podrás mover. Feliz domingo estimado lector. Croacia 2, Francia 1, nuestro pronóstico. El autor es socio del Despacho Ballesteros y asociados.

Comentarios