No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas El éxito deja huellas

Piensa

Por Octavio Ballesteros

"Las personas inteligentes no se engañan" Autor desconocido En un seminario en las Vegas de un motivador profesional, en una asistencia de poco más de mil gentes, hay aproximadamente unas 60 personas que son las que más gritan, bailan y se emocionan con algunos de las frases o videos que presenta el orador. Averiguando quiénes son, se trata de un grupo que ha pagado 70 mil dólares por tener derecho a asistir a todas las conferencias en el año de dicho personaje. No cabe duda de que son gente apasionada, y además nos podemos dar una idea de lo que ganan al ser capaces de pagar dicho importe. Creo que esta escena también nos recuerda el siguiente hecho: uno aprende más y recuerda mejor las cosas cuando no se limita escuchar lo que alguien te dice o te lee, sino cuando emocionalmente te conectas con lo que te dicen, y además tienes movimientos con tu cuerpo, cuando utilizas tu fisiología. Esta comprobado que cuando uno camina o hace ejercicio su creatividad se incrementa. Las emociones Cómo éstas juegan un papel importante, analicemos brevemente las que son negativas y que son positivas, y que podemos experimentar a lo largo de una jornada. Negativas: estrés, tristeza, soledad, pesimismo, etc, y positivas: entusiasmo, paz, alegría, fe, pasión. Como se podrá observar, no es que sean muchas las unas y las otras. Aquí podemos destacar entonces una fórmula: a mayores emociones positivas y a menores emociones negativas da como resultado una mejor calidad de vida. Si esto es real, y si nosotros vemos las cosas no como son en realidad sino con los lentes de nuestras creencias, podemos entonces afirmar que las emociones que yo siento dependen del significado que les demos. Una cosa puede ser “mala para alguien” y sin embargo “buena” para otro. De qué depende el significado De los apuntes de una conferencia impartida por Fernando Palacios destacamos tres aspectos que nos pueden servir para dar un significado positivo a las cosas, y así mejorar nuestra calidad de vida. La primera de ellas es el enfoque: es el típico vaso medio lleno o medio vacío. Toda la gente exitosa ha fracasado mucho, y cada fracaso lo ven como una experiencia que les permiten llegar a lo verdadero, a lo auténtico, a lo real, al triunfo. Cuando te pegan un leve golpe a tu carro por la parte de atrás, si eres positivo es probable que pienses que será la oportunidad de conocer a un prospecto para tu negocio. Si eres negativo el agarrón va estar espectacular: La bilis se va dar vuelo y con todo lo que esto implica. Un segundo aspecto es el del lenguaje, que es lo que te dices, que palabras empleas, que historia cuentas. Por eso la importancia de la lectura, te va dando más vocabulario y por lo tanto más herramientas para decirte o decir algo. Una niña afroamericana se acerca con Martin Luther King (el lider afroamericano de los derechos civiles en USA el siglo pasado, y gran defensor de los derechos de la gente de color en su país), y le pregunta por qué no hay globos negros, que todos son de colores menos de este. Luther King se le queda viendo unos instantes y le contesta lo siguiente: “Hija mía, los globos vuelan por lo que tienen dentro, no por el color que tienen”. Y un tercer aspecto es el fisiológico, el cómo utilizamos nuestro cuerpo. Si te encuentras triste o abatido por algo, qué ocurre con nuestro cuerpo: inmediatamente bajamos la cabeza, los hombros caídos, nos rascamos la cabeza y con eso provocamos más decaimiento. Si en lugar de hacer esto, lo que hacemos el caminar erguidos, mirada hacia el frente, hombros distendidos, espalda recta, o nos ponemos a brincar de puntitas con los brazos en alto, y si utilizamos de fondo una canción que nos gusta mucho mejor, el animo inmediatamente se va para arriba. Podemos concluir con los siguiente: un buen manejo de nuestras emociones a través de estas herramientas nos llevan de la mano a un estado óptimo, y es en este estado cuando tomamos las mejores decisiones, y se facilita un comportamiento adecuado del individuo. Estimado lector: a practicarlas si le interesa mejorar su calidad de vida. ¡Feliz domingo! El autor es socio del Despacho Ballesteros y asociados.

Comentarios