No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PIENSA

Piensa

Por Octavio Ballesteros

Vergüenza o culpa "Éxito: asegurarte de que tu escalera sube por el edifico adecuado" Brené Brown Alex Begun, invitada por alumnas del Colegio Thezia a Hermosillo, es una joven de origen judio, radicada en Ciudad de México, que en cierto modo ha sido exitosa: guapa, con facilidad de palabra y de relacionarse. Todo en su vida ha marchado a la perfección, hasta el momento en que amanece con manchas de sangre por todo su cuerpo, provocado en parte por una comezón muy fuerte debido a una ansia que sufre. El momento clave llega cuando en un momento va manejando con su mamá y le avienta las llaves del carro y le dice que no le interesa ya vivir. Gracias al apoyo familiar y a los doctores logra salir adelante del problema que sufre: depresión, y empieza a dar charlas a jóvenes con respecto a esta enfermedad. Algunos datos Un aspecto que nos impresionó fue algunos datos que nos compartió: En USA durante 2017 el índice de suicidios creció al doble que el de homicidios. El suicidio es la décima causa de muerte en dicho país. Hay una muerte en el mundo por suicidio cada 40 segundos. La mayoría de las personas que se suicidan están entre la edad de 15 a 24 años. Las razones que considera Alex porque la mayoría está en gente joven considera son las siguientes: a) las redes sociales, la presión social, b) como nos educaron, c) nuestras conexiones personales son cada vez más lejanas. Hoy el joven prefiere mandarle un mensaje a alguien que marcarle y hablar directamente con ese alguien. La principal recomendación de Alex es que la persona deje de pretender ser alguien que no es, y reconocer que necesita ayuda. Y en este sentido nos queda claro que como padres o educadores tenemos que mandar un mensaje muy claro a los hijos y a los estudiantes: pedir ayuda es signo de fortaleza, no de debilidad. Somos vulnerables, no perfectos. Acepta la vulnerabilidad Brené Brown, profesora investigadora de Trabajo Social de la Universidad de Houston, y experta en el tema de vulnerabilidad afirma: “acepta la vulnerabilidad, deja espacio a lo incómodo; creo que quien está dispuesto a sentirse más incómodo no solo es más valiente, sino que se levanta antes que nadie. Hoy las personas le tienen mucho miedo a la no aceptación, al fracaso, y si analizas las vidas de grandes empresarios por poner un ejemplo te das cuenta que entre más errores cometieron más se fueron acercando al éxito. Conclusión Llega el reportero con el empresario famoso y le pregunta: ¿cuál es la base de su éxito? Y el empresario contesta sin vacilar: “buenas decisiones”. Al entrevistador le parece muy difusa la respuesta, y le cuestiona: ¿como se toman buenas decisiones? Y el aludido responde: “muy fácil, con experiencia”. El reportero sigue al ataque, ¿como se consigue experiencia? Y el susodicho responde lacónicamente: “con malas decisiones”. Termino con la recomendación de Brené: “no puedes ganarte la confianza de la gente con el tiempo si no te muestras antes un poco vulnerable. Y te recuerdo la diferencia entre vergüenza y culpa. La vergüenza es: ‘soy una mala persona’. La culpa es ‘hice algo mal’...la vergüenza pone el foco en el ser. La culpa pone el foco en el comportamiento. Cuando hagas algo, pregúntate: cuando tuve oportunidad de hacerlo, ¿elegí la valentía antes que la comodidad?”. Esta pregunta se me hace muy buena para hacerla todos los días. ¡Feliz domingo estimado lector! El autor es socio del Despacho Ballesteros y asociados.

Comentarios