No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PERCEPCIÓN POLÍTICA

Percepción política

Por Gustavo Macalpin

Gustavo Sánchez y Los Ángeles Azules Gustavo Sánchez Vásquez quiere ser gobernador de Baja California. No tiene que ser de manera inmediata. No tiene que ser el próximo año. El actual alcalde puede esperar. Gustavo Sánchez podría buscar primero la reelección como presidente municipal. Pero un día quiere ser gobernador constitucional. Y él, por lo menos él, está convencido de que sería un buen mandatario estatal. Existen altas probabilidades de que el panista se convierta en el primer presidente municipal en buscar la reelección en la historia de nuestra ciudad. Dadas sus evidentes aspiraciones políticas, y luego de su segundo Informe de Gobierno, creo que es trabajo obligatorio de todos los mexicalenses evaluar el desempeño del alcalde. ¿Cómo calificaría usted al presidente municipal de Mexicali? En las siguientes líneas, intentaré hacer un análisis breve, crítico y objetivo respecto al trabajo realizado por Sánchez Vásquez. El actual alcalde le entiende a la administración pública. Podría parecer una cosa menor. No lo es. En una época en donde encontramos un grave conflicto entre políticos y tecnócratas, raro es encontrar un político que entienda de cuestiones técnicas. La grave crisis financiera del Ayuntamiento de Mexicali se debe, en gran medida, a la ineficacia de los últimos presidentes municipales. Hoy que Gustavo Sánchez ha logrado poner la casa en orden, justo es reconocer que su área de ‘expertise’ ha rendido frutos. Retomar el proyecto del sistema rápido de transporte no fue únicamente una decisión adecuada para la ciudad, sino también una decisión moralmente correcta. Los mexicalenses invertimos millones de pesos en el BRT y luego vimos cómo dejaron el proyecto abandonado. El actual alcalde retomó una obra importante que traerá movilidad urbana a la ciudad. Podrán llamarlo esquema tarifario. Podrán llamarlo ajuste a la tarifa. Podrán usar palabras rimbombantes para confundirnos. Lo cierto es que el gobierno de Gustavo Sánchez busca llevar a cabo un aumento a la tarifa del transporte público. En Mexicali, el servicio de transporte es malo y costoso. Un aumento a la tarifa es simple y sencillamente imperdonable. Punto. En tiempos de enorme repudio a la corrupción política, el actual alcalde prometió que las investigaciones en contra de Jaime Rafael Díaz Ochoa llegarían hasta las últimas consecuencias. Hoy sabemos que eso es falso. Salvo sanciones menores a ex funcionarios, la Sindicatura Municipal no le hará absolutamente nada al ex alcalde de Mexicali. Como todo gobernante, Gustavo Sánchez Vásquez ha hecho cosas buenas y malas. Pero si quiere ser gobernador o si quiere primero mantenerse como alcalde, las cosas buenas no le van a alcanzar. Le quedan unos meses para mejorar. Todavía puede dar marcha atrás al aumento a la tarifa del transporte público. Todavía puede tomarse en serio la investigación en contra de la anterior administración municipal. Espero que Gustavo Sánchez Vásquez entienda que el haber conseguido un lleno total con Los Ángeles Azules en las Fiestas del Sol… no le va a otorgar ningún triunfo político. El autor es abogado y conductor de televisión.

Comentarios