No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PERCEPCIÓN POLÍTICA

Percepción política

Por Gustavo Macalpin

El juego del transporte público Durante los últimos meses, los mexicalenses hemos venido escuchando la misma cantaleta de un posible incremento a la tarifa del transporte público derivado de la crisis que los transportistas dicen estar atravesando. Y a pesar de que el tema es sumamente sensible para los cachanillas, nuestras autoridades muestran que el posible aumento al pasaje es un juego, un asunto que no requiere de mayor seriedad, una especie de chiste con el cual podemos especular y entretenernos. Primero los transportistas aseguraron el incremento debía ser del 30%, es decir, que el pasaje pasara de 13 pesos a 17 pesos por viaje. Después hubo quienes aseguraron el famoso estudio del colegio de economistas ya estaba listo y arrojaba que la tarifa debía aumentar hasta los 23 pesos. Por último, el pasado fin de semana se dijo el aumento debe ser mayor a los 30 pesos si realmente se quiere mejorar el servicio de transporte público en Mexicali. El director del Sistema Municipal de Transporte, Luis Alfonso Vizcarra, desmintió dichos rumores, y aseguró hasta la fecha no existe una cifra definida para modificar la tarifa. Por su parte, el presidente municipal dijo continúan a la espera del análisis técnico que está realizando el colegio de economistas de Baja California. “Hablar de 30 pesos la tarifa, yo no sé si era de avión, o de camión, pero definitivamente está fuera de la realidad…No hay absolutamente nada definido, y eso de 30 pesos es un disparate”, declaró el alcalde Gustavo Sánchez Vásquez. El presidente municipal de Mexicali hace bien en aclarar que aún no hay nada definido, sin embargo, no hace bien en mantenernos desinformados respecto a cuándo se tomará una decisión. Gustavo Sánchez habla de transparencia, dice en el pasado el aumento al transporte público dependía únicamente de la voluntad del alcalde, y resalta hoy la decisión recae en un consejo integrado por diversos organismos. Todo eso también suena muy bien, pero creo valdría la pena iniciar la transparencia desde ahorita. ¿Qué está haciendo exactamente el colegio de economistas? ¿Quién está al frente de dicho estudio? ¿Cuándo estará listo? ¿Cuándo podrá revisarlo el consejo municipal del transporte? ¿Cuántos días posterior a revisarlo son suficientes para que tomen una decisión? Tengo la oportunidad de trabajar en un noticiero de televisión donde recibimos muchas llamadas telefónicas por parte de la audiencia. Lógicamente, los mexicalenses están molestos por el posible aumento a la tarifa, pero están aún más enojados por la incertidumbre, por los chismes, por la falta de una autoridad que se atreva a decir las cosas de forma concreta y, por lo menos, dar certeza de cuándo se tomará una decisión. Seguiremos esperando que el importantísimo estudio por parte del colegio de economistas de Baja California baje pronto de los cielos e ilumine a los integrantes del consejo municipal del transporte. Seguiremos especulando qué tanto querrán afectar el bolsillo de los mexicalenses. ¿17 pesos? ¿23 pesos? ¿30 pesos? ¿Quién da más? El autor es abogado y conductor de televisión.

Comentarios