No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PERCEPCIÓN POLÍTICA

Percepción política

Por Gustavo Macalpin

Gutiérrez Vidal, los chapulines y el PAN [Diccionario Político]: Chapulines. Políticos que saltan de un cargo a otro, incluso sin concluir sus periodos de responsabilidad, y de manera independiente a su capacidad profesional y apoyo popular. Han aprendido que la política es un buen trabajo en México. Gina Cruz Blackledge, Rosario Rodríguez Rubio, Luz Argelia Paniagua Figueroa y Jorge Ramos Hernández, todos ellos diputados federales del PAN por Baja California, solicitaron licencia para separarse de su cargo mientras buscan un espacio en el Senado de la República. En lugar de terminar su periodo de tres años como legisladores federales, entregar buenos resultados y, posterior a ello, pensar en aspirar a otro cargo de elección popular, los mencionados panistas buscan brincar a otra curul sin siquiera terminar su mandato. “De entrada no hay nada ilegal, no hay ningún impedimento, la misma ley lo prevé, para eso hay suplentes de los diputados; y bueno, no pasa nada, tan sencillo como que son grupos parlamentarios, y deberán los suplentes continuar con el trabajo iniciado por sus propietarios”, dijo Javier Gutiérrez Vidal, dirigente del PAN en Mexicali. La declaración de Gutiérrez Vidal me parece verdaderamente lamentable. En primera, ¿acaso los diputados suplentes existen para que los diputados propietarios puedan ‘chapulinear’?, ¿esa es la razón de fondo en la creación de dicha figura? Bonita cosa. En segunda, ¿a quién carajo le importa si no hay nada ilegal? Ese es precisamente el país donde vivimos, lleno de triquiñuelas, políticos burlándose de los ciudadanos al encontrar vacíos legales. El ‘chapulineo’ podrá ser legal, podrán salirse con la suya, pero las críticas existen no por un tema jurídico, sino porque los ciudadanos queremos que concluyan el periodo para el cual los elegimos. El mismo Víctor Hermosillo, panista de hueso azulado, ex alcalde de Mexicali, y actual senador de la República, hizo alusión a los legisladores de su propio partido político que están buscando brincar a otro espacio de poder. “Me llama mucho la atención, cuando yo empecé en el PAN nadie quería ser candidato, te estoy hablando de hace 50 años, cuando nos correteaba la policía; y ahora todo mundo quiere ser. Hay que analizar muy bien para que el partido saque candidatos que verdaderamente tengan peso y hagan bien su trabajo. A mí no me caen bien los 'chapulines'. Yo soy senador y voy a acabar”, expresó el senador Hermosillo Celada. Históricamente, la enorme mayoría de legisladores (no todos) han realizado un terrible trabajo en nuestro país, únicamente gozando de los beneficios de la clase política y olvidándose por completo de sus representados. Absolutamente nadie está en contra de aquellos con verdadera vocación de servicio que buscan construir una carrera dentro del servicio público. Los ciudadanos queremos que los pocos buenos legisladores continúen realizando una carrera política; pero, al ni siquiera terminar su encargo y, por ende, no entregar resultados, los 'chapulines' muestran su verdadera vocación: vivir del erario público. El autor es abogado y conductor de televisión.

Comentarios