No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas PALABRA POR PALABRA

Palabra por palabra

Por Miguel Ángel Lino

Polígrafo Cuando se tratara de algo detectivesco, en los interrogatorios de película se utilizan las llamadas “máquinas de la verdad” o polígrafos, aparatos detectores que echan de cabeza hasta los más hábiles mentirosos. Y si las máquinas fallan, los torturan. ¿Será así en la realidad? Pero, no van por ahí los tiros; porque lo que traigo en mente es el significado primigenio del vocablo polígrafo. Por eso, hoy escribo acerca un creador excepcional en el campo de las letras mexicanas de proyección universal… Alguien que cultivó con gran dedicación, gozo y talento diversas ramas de la literatura: el cuento, la novela y la poesía; quien además fue traductor de diversos idiomas a nuestra lengua materna, el español. Y más aún, porque también fue bibliógrafo, ensayista, periodista culturar, editor y profesor extraordinario dentro y fuera de nuestro país. En síntesis, un notable polígrafo. Sólo bastará mencionar el título de su novela, 'Las batallas en el desierto', para que usted detecte de inmediato que me refiero a José Emilio Pacheco (1939-2014) un gran “mexicalino” (gentilicio no oficial, acuñado y amañado por mí, para los nacidos en la Ciudad de México). Como quien dice, un chilango, pero de los buenos. Si uno busca, los encuentra. Ahora bien, entre todas sus letras, José Emilio Pacheco sobresale como poeta. Un poeta muy accesible y asequible. Como cuando le pregunta al iluminado espiritual sobre la razón del mundo: “El gurú dijo Mu. / Y entendí todo”. LA PALABRA DE HOY: POLÍGRAFO De contundentes raíces etimológicas provenientes del griego, 'polys' es igual a muchos y 'grafo' equivale a grabar o escribir: Polígrafo se traduce como “el que escribe mucho”. Así de fácil. Entre los clásicos griegos, Aristóteles y Plutarco destacan como famosos polígrafos; Cicerón y Plinio El Viejo, entre los romanos. Palabra bisémica (la que tiene dos significados totalmente diferentes), que también se refiere “al aparato que registra gráficamente la medición simultánea de varias constantes psicosomáticas, como el pulso, el ritmo cardiaco, etc., y que se utiliza para contrastar la veracidad de un testimonio” y, sin tantos enredos, un “detector de mentiras”. DE MI LIBRERO: 'CIUDAD DE LA MEMORIA' Del libro 'Ciudad de la Memoria' (1986-1989) de José Emilio Pacheco, transcribo el poema Perra Vida: “Despreciamos al perro por dejarse / domesticar y ser obediente. / Llenamos de rencor el sustantivo perro / para insultarnos. / Y una muerte indigna / es morir como un perro. // Sin embargo los perros miran y escuchan / lo que no vemos ni escuchamos / A falta de lenguaje (o eso creemos) / poseen un don que ciertamente nos falta. / Y sin duda piensan y saben. // Así pues / resulta muy probable que nos desprecien / por nuestra necesidad de buscar amos / por nuestro voto de obediencia al más fuerte. Si gusta, puede asistir el jueves 19 de abril, a las 18:00 horas, en la Preparatoria del Colegio de Las Américas, a mi plática y lectura de poemas de José Emilio Pacheco, un imprescindible polígrafo. El autor es profesor de Redacción Creativa en Cetys Universidad.

Comentarios