No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas MIRADOR

Mirador

Por Armando Fuentes Aguirre

De todos los medios se han valido los humanos para tratar de adivinar el futuro. Han usado la quiromancia, que es la adivinación por la lectura de la mano; la oniromancia, adivinación a través de los sueños; la piromancia, adivinación por las figuras que forman las llamas de una hoguera; la licanomancia, adivinación mediante los reflejos de los objetos en el agua; la catoptromancia, adivinación hecha con el uso de un espejo; la hidromancia, adivinación por medio del agua; la cleromancia, adivinación que se hace echando suertes; la ornitomancia, adivinación por el vuelo de las aves; la teratomancia, adivinación por el nacimiento de seres monstruosos o deformes.... Sin despreciar tantas y tan variadas técnicas -no cito la extispicina, que era la adivinación por el examen de las entrañas de una víctima sacrificada; los auspicios, adivinación por el vuelo de las aves; ni la hepatoscopia, adivinación que se hace mirando el hígado de un animal -sin despreciar todo eso, digo, a mí no me atemoriza que me adivinen el futuro. A mí más bien lo que me causa miedo es que alguien me adivine el pasado. ¡Hasta mañana!...

Comentarios