No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas MIRADOR

Mirador

San Virila no hace milagros: se le caen, como a un niño sus canicas o a un poeta sus versos. Ni siquiera piensa el frailecito que los prodigios que realiza son milagros: los ve sólo como travesuras que seguramente divierten al Señor, por más que alteren el orden natural establecido por él. Ayer, por ejemplo, fue a la aldea a pedir el pan para sus pobres. Iba por el camino cuando escuchó gritos angustiosos. Una niñita había caído en el torrente; seguramente se iba a ahogar. San Virila caminó sobre las aguas; la tomó en sus brazos y la entregó a su madre. En seguida dijo en silencio una oración: -Perdóname, Señor, por haberte copiado eso de caminar sobre las aguas. Allá arriba el buen Jesús sonrió y le dijo: -No te preocupes. Me gusta que los hombres me imiten. Pero procura no hacer tantos milagros: haz solamente los suficientes para evitar que la realidad se ensoberbezca. En eso llegó la madre de la niña, se arrodilló ante San Virila y le besó la mano. -No hagas eso -le dijo el santo haciendo que la mujer se levantara-. Podría ensoberbecerme yo. ¡Hasta mañana!...

Comentarios