No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas MIRADOR

Mirador

Conocí a Mark o'Grady en la Universidad Interamericana, institución de gratísima memoria en mi ciudad, Saltillo. Mi amigo hacía su tesis sobre Washington Irving. Era feliz: cuando fumaba su pipa perdía la mirada en el vacío y le salía al rostro una plácida sonrisa de beatitud. Cierto día, después de dos o tres whiskies -¿o fueron cuatro o cinco?- le pregunté el secreto de su felicidad. -Soy un paranoico al revés -me contestó. No entendí la respuesta. Me explicó: -El paranoico piensa que todos le quieren hacer un mal. Yo pienso que todos me quieren hacer un bien. Imagino que aquellos con quienes trato tienen la intención de poner algo bueno en mi vida, y entonces procuro poner algo bueno en la vida de ellos. Me siento feliz actuando así. ¿Y sabes una cosa?: al final siempre recibo un bien de los demás. Mark O´Grady... Paranoico al revés... ¡Qué paranoico tan feliz! ¡Hasta mañana!...

Comentarios