No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo

Columnas MIRADOR

Mirador

Se presentó sin avisar y dijo: -Soy el número uno, el más importante de los números. Me permití indicarle: -Ningún número es más importante que otro. Usted no podría hacer el 12 si no estuviera el 2; ni podría formar el 13 de no ser por el 3, y así sucesivamente. El número uno pareció molestarse. Aun así continué: -El número uno no puede ser el número uno sin los demás. Después de pensar un poco respondió: -Tiene usted razón. Pensé: -Sabe reconocer sus errores y dar la razón a quien la tiene. Algún día podrá llegar a ser el número uno. ¡Hasta mañana!...

Comentarios